elEconomista.es

Ellos también marcan tendencia: los mejores cortes de pelo para hombres

6/04/2018 - 19:55

Muchos se cortan el pelo para combatir la subida de las temperaturas con la llegada de la primavera. Raparse el cabello puede parecer sencillo pero los mejores cortes también tienen sus trucos. Por eso, hemos seleccionado cuatro de los peinados que arrasarán esta temporada.

Corte militar

Es un corte de pelo de hombre que no necesita de mucho peinado y un estilo que no pasa de moda. Es el rapado más corto, solamente deja 1,5 mm de pelo en la cabeza. Es ideal para chicos que tengan el pelo oscuro porque permite ver un poco el cabello incipiente. Este estilo es elegido por famosos como Dwayne Johnson.

Corte de la marina

Sigue teniendo un largo uniforme por toda la cabeza sin partes en disminución pero es más largo que el anterior. Normalmente es un rapado del número 1 ó 2 en la maquinilla, aunque también se puede utilizar un 3 ó un 4, pero tienes que dejar limpia la zona del cuello. Este ejemplo lo podemos ver en Nick Jonas.

Corte americano

Muestra una ligera variación entre los lados y la parte superior, muy corto en los primeros y un poco más largo en la segunda. Aunque se utilicen las tijeras en la parte superior, también se considera un pelo rapado, ya que en los lados se corta el cabello con el número 1 ó 2.

Corte en disminución

Entre todos los estilos con disminución, el taper fade es el más buscado. Y no es difícil ver por qué. Se va disminuyendo el largo del pelo paulatinamente desde la parte de arriba hacia el cuello. Este estilo luce muy bien y está de moda, pero es importante hacerlo con un buen estilista para que sea tan perfecto como quieras que sea. Muchos de los futbolistas de nuestro país, como Sergio Ramos, optan por este tipo de corte.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.