elEconomista.es

Meghan Markle le roba el secreto a Letizia: así es su crema facial antienvejecimiento

7/12/2017 - 14:38

Aunque tiene 36 años, la prometida del príncipe Harry posee un rostro propio de una veinteañera: sonrisa radiante, piel libre de arrugas y ninguna imperfección. Un cutis resplandeciente que logra lucir así de bien gracias a una de las cremas que su futura cuñada, la duquesa de Cambridge, le recomendó y que está causando furor entre las famosas.

Es el milagro antievejecimiento de las estrellas. Se llama Biotulin, viene desde Alemania, y cada vez son más los rostros conocidos que han recurrido a ella para mantenerse libres de arrugas sin necesidad de pasar por el quirófano. Aunque Markle ha sido una de las últimas en probar sus beneficios, fue Kate Middleton (35) quien se animó por primera vez a utilizarla, de hecho se la recomendó a Michelle Obama, según desveló su maquillador oficial.

Se trata de un gel transparente que suaviza las arrugas y cuyos resultados son muy comparables a los del botox. Uno de sus principales elementos es el Spilanthol, un anestésico local que se extrae de la planta acmella olearacea y cuyo efecto es acumulativo, es decir, cuanto más tiempo se utiliza, más se percibe su efecto alisador. También contiene Imperata Cylindrica, que aporta humedad a la piel, y ácido hialurónico.

Su modo de empleo es mucho más sencillo que el del botox original, ya que no necesita ser inyectado. Tan solo hace falta extender parte del producto con las yemas de los dedos por la cara. Además, comienza a hacer efecto 60 minutos después de aplicarla y dura cerca de 24 horas. Se puede comprar en la página web oficial donde su precio alcanza los 50 euros.

A parte de Markle, la propia marca ha señalado en su web algunas otras clientas, entre las que destaca la reina Letizia, Madonna o Kim Kardashian.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.