elEconomista.es

Cómo usar los 'stilettos' de Letizia y no morir en el intento

26/09/2017 - 19:00

Si eres de las que no usa tacón a diario pero no puedes resistirte a ponerte el más alto de tu armario un sábado por la noche (o en una boda, en una reunión de trabajo...) estás de suerte. Te damos un sencillos trucos para 'soportar' el calzado favorito de la reina Letizia y acabar la jornada tan digna como ella.

Tacón alto y dolor de pies no tienen que ir necesariamente unidos. Es obvio que, si no estás acostumbrada a los stilettos, no habrá en el mundo ninguno que te resulte tan cómodo como unas playeras, pero sí hay trucos que pueden ayudarte a llegar al final de la jornada sin un dolor de mil demonios. Toma nota, pruébalos y nos cuentas...

1- Une los dedos corazón y anular con un poco de esparadrapo. Hay un nervio que se divide en dos entre los dedos de los pies y que provoca dolor cuando se ejerce presión sobre él. Al juntar estos dos dedos se elimina la tensión del nervio, lo que permite una mayor comodidad.

2- Camina dando pequeños pasos y apoyando primero el talón y luego los dedos. Parece obvio pero no es tan fácil. Uno de los errores que contribuye a que los tacones nos resulten incómodos es que no apoyamos el pie correctamente y en el 'orden' más indicado. Si sigues la pauta adecuada, conseguirás también mantener el equilibrio y la postura correcta, evitando también sobrecargar la espalda.

3- Mantén la postura ligeramente hacia atrás. Así contrarrestarás la tendencia que se produce al caminar con zapatos altos de inclinar el cuerpo hacia delante, lo cual produce más dolor y un caminar muy poco elegante.

4- Arquea ligeramente el pie hacia dentro para ejercer una ligera presión con el zapato. Esto hará que el calzado se ajuste más y será más fácil de manejar.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.