Algas: el secreto de belleza que se come y se unta

7/09/2017 - 18:28

Son uno de los vegetales más nutritivos de la naturaleza y sus propiedades se aprovechan tanto en alimentación como en cosmética. Te contamos todas las propiedades de las algas para que no te pierdas nada de nada.

Las algas son ricas en hierro y calcio, contienen importantes cantidades de magnesio, potasio y yodo.

En alimentación:

- Combaten la anemia. Son remineralizantes, regenerantes y reconstituyentes en estados carenciales.

- Son depurativas. Limpian la sangre, estimulan el funcionamiento de los riñones e hígado, eliminan las toxinas y reducen la absorción de metales.

- Regulan la tensión arterial. Al depurar la sangre, la circulación sanguínea es más fluida. Las proteínas que tienen son tan puras y de tan alta calidad que actúan como un fortalecedor natural de tejidos, por lo que ayudan a cicatrizar.

- Ayudan a adelgazar. Disuelven concentraciones de grasa y depósitos de mucosidades acumuladas.

- Retrasan el envejecimiento celular. Sus enormes cantidades de vitaminas de los grupos B, C,D y K, actúan como un verdadero cóctel antiedad que estimula la actividad celular y retrasa el envejecimiento de las células de todo el cuerpo, incluidas las del cerebro y la piel.

- Previenen el cáncer. La fucoxantina y el fucoidan que tienen las algas ralentizan la proliferación de las células cancerosas.

En cosmética:

– Hidratan. Los tratamientos y cosméticos con algas tienen un gran poder hidratante, ya que liberan unas sustancias gelatinosas que aportan un plus de agua.

– Reparan la piel. Tienen glúcidos, lípidos y oligoelementos.

– Tonifican. El aporte de minerales aumenta la elasticidad y el tono. Además, reducen la flacidez.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.