Kristen Stewart o Katy Perry: locas por el rubio glacial

17/03/2017 - 15:50

Sin duda es el color de moda. Las redes sociales se llenan estos días de rostros famosos que se han pasado al rubio polar... ¡o incluso al rubio platino! Kristen Stewart, Cara Delevingne, Olivia Wilde, Katy Perry, Michelle Williams o Justin Bieber son solo algunos de los famosos que han decidido cambiar radicalmente apostando por el rubio más glacial. Pero, ¿es un color para todo tipo de cabellos? ¿A quién favorece más? ¿Cómo debes cuidarlo una vez que lo hayas teñido? Te damos todas las claves para que digas 'sí' al color de moda esta temporada.

1. NO PARA CABELLO FINO. Natalie Iglesias, colorista de Maison Eduardo Sánchez, explica: ?Para conseguir el platino hay que decolorar el cabello dos veces para dejarlo totalmente sin pigmentos y los cabellos muy finos no suelen resistirlo?.

2. CUBRIENDO LAS BASES. Cuanto más oscuro sea el cabello natural, más trabajo habrá de realizar el colorista, e incluso realizar varios retoques hasta conseguir el tono deseado.

3. CONTROL DE REFLEJOS. Es importante acudir con una foto del tono deseado al salón para conseguir el reflejo exacto, que puede ser más grisáceo y azulado (como el de Cara Delevingne); más polar, como el de Michelle Williams, o vainilla, como el de Katy Perry.

4. CON VISIÓN DE FUTURO. ¿Estás pensando en cortarte el cabello o incluso dejarlo extremadamente corto? Quizás éste sea el momento de apostar por el platino, puesto que un corte posterior permitirá sanearlo. En cualquier caso, el platino no suele ser buena idea para melenas muy largas que quieran seguir siendo largas.

5. TRATAMIENTOS RECONSTRUCTORES DURANTE EL PROCESO. En el salón se pueden realizar protocolos que refuercen los puentes internos del cabello para darles fuerza y prevenir la rotura, y se aplican incluso durante la propia decoloración. "Como el Tratamiento Revitalizante de Colágeno o el Tratamiento Chronologiste, que refuerzan la fibra y aportan resistencia", recomienda Natalie Iglesias.

6. LAS RAÍCES, LO ÚLTIMO. El platino requiere una decoloración, lo que supone eliminar el pigmento natural del cabello, y luego añadir la tonalidad deseada. La primera parte es la más agresiva del proceso, por lo que el colorista debe tratar la raíz al final para evitar una sobredecoloración que pueda partir el cabello en su nacimiento.

7. OPCIONES ALTERNATIVAS. Si tu cabello es claro, puedes probar la opción de tener un tono platino mediante la técnica de baby ligths, la aplicación de muchas mechas muy finas para conseguir un color más entero. Este proceso daña menos el cabello que una decoloración completa.

8. ESPERAR ANTES DE LAVAR. Deja transcurrir al menos 48 horas entre la decoloración y el primer lavado para evitar que vire de color y limitar su deshidratación.

9. ADICTAS AL ACEITE. Es el momento de usar de forma habitual un aceite de pre-lavado, ¡libre de siliconas! Esto refuerza el cabello desde el interior, al igual que el uso regular de mascarillas nutritivas. "Este tipo de cabello tiende a debilitarse, a romperse y a perder el color. Para evitarlo, se debe hidratar en profundidad", explica Natalie Iglesias.

10. NO AL CALOR. Evita el uso de secadores y planchas para no aumentar el grado de agresión sobre el cabello. Si tu cabello es rizado, asume que es mejor que se mantenga rizado.

11. SÍ AL VIOLETA. Una vez cada dos o tres lavados, usa un champú de pigmentos para evitar que el color vire hacia el amarillo pajizo.

12. SÉRUMS NUTRITIVOS, UN MUST. El cabello platino tiende a quedarse tan seco que puede provocarse el efecto 'algodón', por lo cual el pelo pierde su brillo y se ve mate y poroso. Para evitarlo, usa sérums o aceites de tratamiento - siempre sin siliconas - para aportar tanto proteínas que reconstruyan la fibra capilar como hidratación para dar brillo y suavidad a la fibra.

13. EL CHAMPÚ SECO, UN ALIADO. El lavado deshidrata el cabello, por lo cual es buena idea alargar el espacio entre ellos mediante el uso de champú seco.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.