elEconomista.es

Lo que no sabes de la boda sorpresa de Manuel Carrasco y Almudena Navalón

14/09/2018 - 10:12

El cantante y la periodista han puesto el broche de oro a su relación y se han casado en secreto este jueves. La ceremonia, a la que solo han acudido un número reducido de allegados, se ha celebrado en las playas de Bolonia, Cádiz. Kike Calleja, amigo de la pareja, ha sido quien ha anunciado la noticia. Te contamos todos los detalles.

Manuel Carrasco (37) y Almudena Navalón (34) se han dado el 'sí, quiero' en la exclusiva finca El Cañuelo, un lugar que asegura ser el sitio "perfecto para la celebración de un enlace". Además, en su web se destaca la total intimidad que aporta el lugar, un dato que parece haber sido muy importante para la elección del ex triunfito y su mujer.

La boda se celebró alrededor de las seis de la tarde durante una ceremonia civil, según informa Ok Diario, y solo acudieron 100 invitados, algunos de ellos son rostros conocidos en la música como Pablo López, Pastora Soler o Vanesa Martín, grandes amigos de Carrasco.

Isla Cristina es el lugar donde Almudena ha pasado casi todas su vacaciones de verano y donde nació el gaditano, quien estos meses ha estado en Londres grabando su nuevo disco. Por ello, no es de extrañar que el enlace se haya celebrado en Cádiz.

Ver esta publicación en Instagram

Qué buen día hemos echado #Cádiz ! #asísí

Una publicación compartida de Almudena Navalón Martín (@almunavalon) el

Esta boda 'secreta' llega un año después de que recibieran a su primera hija en común, Chloe, el 9 de Junio de 2017.

Ver esta publicación en Instagram

Domingo en el campo.

Una publicación compartida de Almudena Navalón Martín (@almunavalon) el


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.