elEconomista.es

El príncipe Guillermo habla sobre su duro pasado como piloto aéreo

12/09/2018 - 17:23

El duque de Cambridge dio un discurso este martes durante el lanzamiento de una web que trata sobre la salud mental en el lugar de trabajo. En este acto, el nieto de la reina Isabel II se sinceró y contó las secuelas psicológicas que le ha dejado ser piloto de ambulancia aérea durante dos años.

El príncipe Guillermo (36) trabajó entre 2015 y 2017 en la East Anglian Air Ambulance, en los condados de Norfolk, Suffolk, Cambridgeshire y Bedfordshire. En julio del año pasado, el marido de Kate Middleton se despidió de esta labor, un trabajo que le causó ciertas consecuencias psicológicas.

"Me llevé a casa mucho sin darme cuenta de ello. Ves tantas cosas tristes todos los días que te crees que la vida es así", pronunció durante el discurso en Bristol. "Siempre estás lidiando con desesperación, tristeza y dolor. [...] El desgaste se acumula y nunca tienes la oportunidad de desahogarte si no tienes cuidado", añadió.

El hijo mayor de Carlos de Gales y Lady Di mostró especial preocupación por los datos que sostienen que sólo el 2% de los trabajadores en Reino Unido sienten que pueden acudir a los departamentos de recursos humanos de sus centros de trabajos para hablar de su salud mental. Guillermo reconoció la falta de recursos para la gente que "está sufriendo en silencio" y destacó la importancia de buscar opciones para todos.

Tanto él como su esposa llevan comprometidos con la salud mental desde 2016, cuando empezaron su campaña Heads Together. Con esta última iniciativa online, el duque ha pedido la colaboración de todos: "Sólo hace falta una persona para cambiar la forma en la que una compañía piensa sobre la salud mental".


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.