elEconomista.es

Carmen Montón más allá del master: de su marido a su vena artística

11/09/2018 - 18:07

La ministra de Salud le está dando más de un dolor de cabeza a Pedro Sánchez en los últimos días y la razón no es otra que un master, cursado en la Universidad Rey Juan Carlos, la misma que otorgó el de Cristina Cifuentes y Pablo Casado y que, al igual que en estos dos casos, presenta algunas irregularidades.

Carmen Montón (42) defiende su inocencia y elude cualquier responsabilidad ni conocimientos de dichas irregularidades, como el cambio de un 'No presentado' por un 'Aprobado' en una de la asignaturas. Hasta ahora, la valenciana ha sido una de las ministras más discretas de Pedro Sánchez, tanto que apenas se ha publicado nada de su vida personal o política. Hasta ahora.

1. Natural de Burjasot, es licenciada en Medicina por la Universidad de Valencia pero nunca ha llegado a ejercer al estar ligada a la política desde muy temprana edad. Se estrenó como concejal de Cultura en Burjasot en 1999 y dio el salto a Madrid como diputada. Antes de llegar a la cartera de Sanidad de Sánchez, fue secretaria de Igualdad del PSOE y Consejera de Sanidad de la comunidad valenciana.

Ver esta publicación en Instagram

#BonaNit

Una publicación compartida de Carmen Montón (@carmenmontongimenez) el

2. Está casada con Alberto Hernández, un conocido economista. La pareja se casó por la vía civil y tiene una hija con su mismo nombre: Carmen. Con ella disfruta cada año, como buena valenciana, de las fiestas grandes de su comunidad: Las Fallas.

Ver esta publicación en Instagram

#ComunitatValenciana #Sexenni

Una publicación compartida de Carmen Montón (@carmenmontongimenez) el

3. Durante su paso por el gobierno valenciano, Montón mantuvo una relación muy tensa con Mónica Oltra, la vicepresidenta de la Generalitat y líder de Compromís. La segunda afeó a la primera el fichaje de su marido, Alberto Hernández, como gerente de Egevasa, una empresa de aguas con capital público dependiente de la Diputación de Valencia. La tensión alcanzó tales cuotas que el marido de Montón renunció al cargo en 2015.

4. Pinta cuadros que comparte en su cuenta de Instagram donde, por cierto, jamás contesta a los comentarios de los seguidores y ha recibido quejas por ello. En sus obras destacan los motivos naturales, animales, personas, frutas y hasta leyendas japonesas.

Ver esta publicación en Instagram

#Gente

Una publicación compartida de Carmen Montón (@carmenmontongimenez) el

5. Entre sus aficiones están la lectura: este verano ha leído Una herencia sin testamento: Hannah Arend, de Fina Birulés y Las intermitencias de la muerte, de José Saramago, entre otros. Además, apoya abiertamente al colectivo LGTB, feminista y amante de las flores. En septiembre de 2017 cortó su larga melena para donarla a enfermos oncológicos, un gesto muy aplaudido por sus seguidores.

Ver esta publicación en Instagram

Vía agencia efe @efefotos

Una publicación compartida de Carmen Montón (@carmenmontongimenez) el


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 4

#1
11-09-2018 / 18:59
juanjovero
Puntuación 18   A Favor   En Contra

...muy buena la foto con prendas de quirófano...sabrá para que sirven???

#2
12-09-2018 / 00:51
omelio
Puntuación 19   A Favor   En Contra

socialista con millones y ladrona de títulos. El psoe es una mafia asquerosa

#3
12-09-2018 / 06:29
Pacojones
Puntuación 20   A Favor   En Contra

Este gobierno okupa socialista es una gran montaña excremental, uséase, es un MONTÓN de mierda.

#4
12-09-2018 / 12:31
oscar tellaeche
Puntuación 1   A Favor   En Contra

Estos del Pssoe, como siempre, para criticar a los demàs unos cracks, pero ellos son peores....y no les fusta que les critiquen. Dice " no somos todos iguales ", por supuesto, vosotros sois peores....


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.