elEconomista.es

Pep Guardiola equipara los lazos amarillos en Cataluña con la lucha contra el cáncer

6/09/2018 - 9:59

El entrenador del Manchester City lleva su independentismo mucho más lejos. Pide la libertad de los políticos que se encuentran en prisión provisional desde hace meses pero no es eso lo que ha llamado la atención (para indignar, o lo contrario) a muchos en las redes sociales.

En un vídeo, habla en inglés, catalán, italiano y alemán para explicar el significado del lazo amarillo y arenga a la gente para que porten lazos amarillos para "transmitir a Europa y todo el mundo un mensaje".

Pero lo más comentado y lo que más polémica ha causado es ex técnico barcelonista establece una curiosa analogía entre los lazos que piden libertad para los presos y los que portaron hace unas semanas varios jugadores de golf en apoyo a la lucha contra la leucemia: "Hace unas semanas, varios de los mejores golfistas del mundo, Tiger Woods incluido, jugaron un torneo en Estados Unidos y llevaron durante todo el fin de semana un lazo amarillo en sus corazones. La intención era apoyar a Jarrod Lyle, que luchaba contra una leucemia. Los jugadores llevaron el lazo para estar cerca de Jarrod y su familia, en un gesto humanitario que dio la vuelta al mundo. Algo parecido pasa en Cataluña, donde miles y miles de personas llevan un lazo amarillo para mostrar su humanidad hacia varios hombres y mujeres normales que llevan casi un año en la cárcel simplemente por defender sus ideas. A los que estéis el próximo 11 de septiembre en Cataluña, os agradecemos que podáis transmitir este mensaje a Europa y todo el mundo. Libertad a todos los que están en la cárcel. Ojalá puedan volver a casa", dice el entrenador.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.