elEconomista.es

Rashida Tlaib hace historia: es la primera mujer musulmana que llega al Congreso de EE.UU.

10/08/2018 - 11:01

Rashida Tlaib, ex representante estatal, se convirtió este martes en la primera mujer musulmana elegida para el Congreso tras ganar las primarias demócratas en el Distrito 13 de Michigan. Tlaib reemplazaba así a John Conyers (89), congresista demócrata que se retiró en diciembre alegando razones de salud, tan solo unas semanas después de que surgieran múltiples acusaciones de acoso sexual contra él.

Tras confirmarse su victoria en las primarias, Rashida se envolvió en una bandera palestina que le había colocado su madre y lanzaba un mensaje mostrando cuál será su postura en el Congreso: "Combatiré cada estructura racista y opresiva que debe ser desmantelada, merecéis algo mejor de lo que tenemos hoy con nuestro presidente", dijo la política, quien siempre ha manifestado su apoyo a la idea de que se realicen cambios de género en la política de EE.UU, donde las mujeres ocupan actualmente  solo el 20% de escaños en la Cámara Baja y el 23% del Senado.

Rashida Tlaib (42) es la mayor de 14 hermanos y madre de dos niños. Hija de palestinos inmigrantes, nació y se crió en Detroit , donde se graduó en Ciencias Políticas por la Universidad Estatal de Wayne. Posteriormente, obtuvo el Grado en Derecho a través de la Escuela de Derecho Thomas Cooley.

En 2008, hizo historia al convertirse en la primera congresista estatal musulmana de Michigan y la segunda en todo EE.UU. Pero su salto al ámbito nacional es aún más significativo, sobre todo en la época de Donald Trump, un presidente que se ha caracterizado por discursos con tintes islamófobos y que ha puesto en vigor un veto migratorio en EEUU a ciudadanos de siete países de mayoría musulmana, además de norcoreanos y venezolanos.

Ya en 2016, Tlaib dejó su cargo de congresista estatal y comenzó a trabajar para una organización de justicia social. Además, formaba parte del grupo 'Madres contra Trump' y fue detenida junto con otras 11 mujeres por interrumpir un discurso del entonces candidato republicano a la presidencia en Detroit. En su caso, gritó a Trump y le preguntó si había leído la Constitución. "Estoy orgullosa de ese momento, de haber actuado contra su retórica", dijo después. "Era lo más americano que podía hacer", alegó.

El triunfo de Tlaib marca un punto y aparte en la situación de la mujer en Estados Unidos. Y es que llega en un momento en el que 11 mujeres optarán a cargos de gobernadora el próximo mes de noviembre, batiendo el récord de 10 de 1994, y al menos 185 lucharán por escaños en la Cámara Baja.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.