elEconomista.es

Entramos en el 'pisazo' de 4.300 euros al mes de Rocío Crusset en Nueva York

10/08/2018 - 10:43

La hija de Carlos Herrera y Mariló Montero ha mostrado el apartamento en el que vive en la Gran Manzana. Pero no solo eso: Rocío Crusset (24) ha explicado cómo lleva el hecho de estar tan lejos de sus padres, cómo es su rutina o quienes son sus principales apoyos en Nueva York.

La modelo lleva más de siete años viviendo al otro lado del charco y, sin embargo, se desconocía cómo era su vida y donde residía. Ahora, la joven se ha aventurado a mostrar parte de su vida personal al programa Viajeros,de Cuatro.

Rocío vive en régimen de alquiler en un apartamento situado en Chelsea, uno de sus "barrios favoritos, porque es de lo más acogedor que hay en Manhattan" para ella. La joven asegura que su casa le encanta pero que el precio no es nada económico, ya que paga más de 5.000 dólares al mes (4.317 euros) entre ella y su compañera.

El salón está decorado con colores pastel y un papel pintado en una de las paredes. Este espacio se comunica directamente con una cocina abierta americana. Su habitación no es excesivamente grande y está decorada en colores negros y blancos, con un marcado toque animalista.

Durante su aparición en el espacio de Mediaset, Crusset también ha confesado que su madre es su mayor confidente: "Le cuento todo. Estamos muy unidas. Yo la quiero un montón", ha confesado, aunque añadía: "Les pido a mis padres que no vengan porque cuando se van me quedo fatal, lloro muchísimo, me cuesta reponerme".

Asimismo, la hija de Carlos Herrera ha presentado a su compañera de piso, la también modelo Marta Ortiz. Ambas han confesado su rutina para mantenerse en forma y han contado que no tienen una "dieta estricta", pero sí una "buena genética". "Comemos lo que nos apetece, aunque vamos mucho al gimnasio", explicaban.

Crusset está muy centrada en su profesión, una pasión que compartía con el también modelo Juan Betancourt, su novio hasta hace unas semanas: "Ni Juan decidió acabar con esto, ni está en otra relación. Ni tampoco yo estoy fatal, y mucho menos mandando mensajes indirectos porque me ponga una camiseta en un desfile. Las relaciones no funcionan por muchos otros motivos. Tenemos la suerte de ser personas maduras y de saber tomar decisiones que son para mejor", dijo recientemente sobre la ruptura.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.