elEconomista.es

Begoña Gómez: una rubia muy legal (pero víctima del machismo)

8:00 - 10/08/2018

"La mujer del César además de ser honrada debe parecerlo". El famoso dicho encabezaba este jueves el editorial de un periódico de difusión nacional, cuya portada estaba ocupada, a cuatro columnas, por la noticia del nombramiento de Begoña Gómez como directiva del Instituto de Empresa. ¿Cómo sería el dicho si le despojamos de su machismo inherente? El marido de Soraya Sáenz de Santamaría dejó su puesto de abogado del Estado días después de que su mujer fuera nombrada vicepresidenta del Gobierno y fichó por Telefónica como asesor. Iván Rosa Vallejo fue nombrado horas después de que Soraya Sáenz de Santamaría y él cenaran con el entonces responsable jurídico de la compañía dirigida por César Alierta, Ramiro Sánchez de Leirín. La oposición de entonces tildó de "escándalo" que la operadora le contratara pero el PP lo justificó. En todo caso, el marido de la César (no Alierta), además de serlo, cuenta con cualificación más que suficiente: es abogado del Estado en excedencia. Pero además, es un hombre... 

Tal vez por eso, la portada del rotativo no llevaba en primera página al día siguiente el nombramiento del marido de la vicepresidenta, a diferencia de lo ocurrido en el caso Begoña Gómez. Se da por hecho que el hombre puede conseguir un trabajo sin la ayuda de la mujer, pero lo contrario es noticia.

Begoña Gómez (Bilbao, 1975) ha cambiado de trabajo. Hace apenas dos semanas dejó la empresa de consultoría en externalización comercial del Grupo Inmark, y este miércoles se hacía público su muevo destino laboral, como directora del Centro Africano del Instituto de Empresa. Este jueves, un medio titulaba así el asunto del nuevo empleo de Begoña Gómez: "Una rubia que bajaba ufana de un Falcon para irse de parranda", último fichaje de Sánchez. 

Sin embargo, lo cierto es que la mujer del presidente del Gobierno estaba meditando su marcha de la compañía en la que llevaba 16 años desde que recibió la propuesta del IE a finales del pasado invierno, según aseguran a Informalia desde su entorno, meses antes de que la moción de censura contra Rajoy convirtiera a su marido en jefe del Ejecutivo y los Sánchez se mudaran a Moncloa. El cambio de estatus de Pedro Sánchez sí ha sido motivo de retraso y hasta de reflexión para su esposa (cuya vida obviamente ha cambiado de forma trepidante en solo semanas) antes de tomar la decisión definitiva.

No obstante, como adelantamos nada más llegar el PSOE al poder, Begoña Gómez nunca se planteó dejar de trabajar y dedicarse a ejercer de 'primera dama', un puesto que, por otra parte, no cuenta en España con estatus oficial. La Reina sí dispone de agenda propia pero no la mujer del presidente del Consejo de Ministros.

Desde el círculo de Begoña Gómez, cuyo currículo justifica sobradamente su actual nombramiento, opinan que "no encaja con su forma de ser ni de pensar convertirse en ornamento o comparsa de nadie, ni de su marido", explican, "ni siquiera a cambio de un palacio", añaden. Eso no quita para que esté a disposición del protocolo en aquellas ocasiones en las que esté justificada su presencia, como por ejemplo en la visita de un mandatario extranjero que asista con su cónyuge, o como vimos el pasado día 6 en Marivent, cuando acompañó a su esposo en la recepción con Felipe VI, y en la que estuvo doña Letizia.

Begoña Gómez es licenciada en Marketing por ESIC y experta en fundraising y captación de fondos para organizaciones no lucrativas (ONL). Además, la esposa del presidente cuenta con un perfil docente. Ha sido profesora de distintas escuelas de negocios y ha codirigido el máster en Dirección de Captación de Fondos Públicos y Privados para ONL de la Universidad Complutense de Madrid. Este año también ha dirigido la Diplomatura Universitaria de Técnico en Fundraising de la Complutense.

Aun así, el debate sobre este nombramiento era inevitable, desde luego. La noticia que adelantábamos este miércoles convirtió a la mujer de Sánchez en trending topic, ha copado las redes sociales, ha ocupado tertulias de radio y televisión, artículos a favor y en contra, ha sido recogida por digitales, telediarios y periódicos, donde ha llegado a ocupar la portada a varias columnas.

Desde medios políticos, el Gobierno ha dicho que no ve incompatibilidad entre ser la mujer presidente y ocupar un cargo en una empresa privada, aunque reciba, justo es mencionarlo, fondos de empresas públicas o participadas por el Estado. Los calificativos más contundentes llegan, como era de esperar, desde el Partido Popular, donde Pablo Casado se ha reservado el comentario pero donde encontramos por ejemplo a la diputada Pilar Marcos: "Si fuera la mujer de Pablo Casado estaríamos hablando -como mínimo- de cohecho impropio", decía la parlamentaria a través de Twitter. El sarcasmo le sirve de munición no solo contra Begoña Gómez, sino contra la jueza Carmen Rodríguez-Medel, la que acusa a Casado por el asunto del máster. En la cuenta del Partido Popular les da iguall que el nombramiento sea legal, y olvidan el reciente comentario sobre la ética referido por su presidente ("la ética la marca la ley"): directamente se referían así al asunto: "La agencia de colocación Pedro Sánchez, presidente del Gobierno" ha traspasado los límites de Ferraz para colocar a su mujer, Begoña Gómez, en el Instituto de Empresa.

Pero si desde Génova hablaban de "escándalo" y atizaban con todo lo que podían a Pedro Sánchez por el nombramiento de su mujer en el IE, en el partido de Albert Rivera no han condenado frontalmente la contratación de Gómez. "En el caso del Instituto de Empresa no se trata de presupuesto público", comentan desde Ciudadanos. En Podemos no se ha criticado a Begoña y el independentista Gabriel Rufián, a menudo grosero y excesivo, ha tachado de machistas a quienes descalifican a una profesional cuya formación académica y experiencia justifican que posee cualificación suficiente.

Más allá de las críticas de pataleta, en algunos casos de claro signo machista, sí deberían delimitarse las funciones de Begoña Gómez como responsable del centro para África del IE, y como mujer del presidente e inquilina del palacio de la Moncloa. ¿Y si tuviera que pedirle subvenciones al Gobierno que presiden su marido, como ocurre en la serie House of Cards cuando Robin Wright le solicita a su marido, Kevin Spacey, futuro presidente de los EEUU, fondos para ayudas solidarias?

Pero los populares, que tanto revuelo han armado, tienen poca memoria o varias varas de medir a la hora de acusar de nepotismo al líder socialista. El marido de Soraya Sáenz de Santamaría dejó su cargo en 2012 para fichar por Telefónica como asesor jurídico. Su mujer se había convertido en vicepresidenta del Gobierno a finales de diciembre de 2011. El asunto llevó a la vicepresidenta a abstenerse de participar en los consejos de ministros donde se tomaban decisiones sobre la compañía que dirigía César Alierta.  No es un problema de izquierda o derecha: Iván Rosa Vallejo cuenta con cualificación más que suficiente porque es abogado del Estado en excedencia. Pero además, es un hombre...


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 61

#1
10-08-2018 / 08:53
Perseokostra
Puntuación 75   A Favor   En Contra

Ahora enchufar a tu mujer en un nuevo puesto es machismo. Si el caso fuese al revés, la presidenta fuera ella y el enchufado, ¿seria feminazismo?

#2
10-08-2018 / 09:10
Uno que pasaba
Puntuación 85   A Favor   En Contra

No he visto un editorial peor escrito y con más mentiras que este. ¿Ahora somos machistas por decir que la mujer de Sánchez está ahí colocada por lo que está?

Y usted, señora Silvia Armesto ¿como entró a trabajar a El Economista? Entiendo que si lo hizo por su carrera profesional como periodista económica le moleste que algunas mamarrachas con el cuento de la "paridad" y el "feminismo" entren por que las colocan sus maridos o porque ascienden de una manera poco honrosa...

#3
10-08-2018 / 09:11
olimpico
Puntuación -64   A Favor   En Contra

#PERSEOKOSTRA Demuestras tu nivel comentando una noticia que ni siquiera has leído. El caso al reves ya se dio con el marido de Soraya y no hubo portadas...

#4
10-08-2018 / 09:11
Más claro, agua!
Puntuación 82   A Favor   En Contra

Si es tan buena, porque no la ficharon hace cuatro meses?, antes de que el okupa Sánchez llegará a Moncloa?

#5
10-08-2018 / 09:18
elsuperplan
Puntuación -63   A Favor   En Contra

No vi críticas ni titulares como los que destrozan a Begoña cuando el marido de Soraya fichó por Telefónica tres meses después de que ella fuera nombrada vicepresidenta

#6
10-08-2018 / 09:49
Basurero
Puntuación 62   A Favor   En Contra

A ver que pelotas tiene que ver el machismo del "titular" con el la realidad...

La realidad es que buscáis cuotas aunque no haya méritos para ello.

La verdad es que si no llegan a la nota de corte se rebaja.

La verdad es que las pruebas físicas para puestos son de menor intensidad.

La verdad es que el estado trata a las mujeres como discapacitadas (las engloba en el mismo sector).

La verdad es que no existe el "techo de cristal" , existe una disponibilidad y un esfuerzo que se premia, no se premia el tener pene o vagina.

La verdad es que estáis llevando al hombre al límite y eso tiene muy mal arreglo.

Espero que estén contentos los panfletos como éste creando tensión entre sexos, lo malo es que no sabéis como va a acabar.

#7
10-08-2018 / 09:54
Carmen
Puntuación -63   A Favor   En Contra

El machismo está en las formas en las que se le ataca, obviando su currículum y centrándose solo en sí es mujer de. Además de los insultos directos. Detrás está el odio y la rabia de la política de la derechona española.

#8
10-08-2018 / 10:05
Pep
Puntuación 63   A Favor   En Contra

Las diferencias entre el marido de Soraya y Begoña son evidentes. El marido de Soraya es abogado del Estado (la oposición más dura que hay), cosa que la periodista nos oculta. Begoña procede de ESIC, centro de los jesuitas para gente adinerada. No hace falta ser muy listo para ver que la carrera de Begoña Gómez es la clásica de personas pertenecientes al círculo de dinero e influencias. "Captación de fondos para ONL", osea, influencias por un tubo y moverse por las altas esferas. No apto para pobres.

Así que déjate de machismos que esto lo que es es asunto de pijerio e influencias

#9
10-08-2018 / 10:33
Carmen
Puntuación -45   A Favor   En Contra

8. Para trabajar en Telefónica no hace falta ser Abogado del Estado, salvo que necesiten de tus "influencias" de dicho puesto estando casado con Soraya.

#10
10-08-2018 / 10:46
menos lobas, caperucitos!
Puntuación 31   A Favor   En Contra

Sinceramente, que no hubiera portadas, no hace que lo del marido de la soraya fuera menos malo o bueno.

Por otra parte, estamos hablando de la pareja del actual presidente del gobierno. La máxima autoridad del estado a efectos prácticos.

Supongo que cuando hasta en medios de economía (presuntamente), se publican editoriales como este, la cosa es verdaderamente escandalosa (cuando el rio suena...).

Sería machismo la no publicación de la noticia del marido por parte de medios dirigidos por hombres. Aunque la existencia de medios dirigidos por mujeres que no lo denunciaron en su momento, haría que no podamos hablar de machismo, sino de manipulación.

En fin, si siguen contratando a personas con discapacidad para escribir, acabarán perdiendo la clientela. Yo solo los leo por los comentarios de algunos lectores.

#11
10-08-2018 / 10:50
Perkins
Puntuación 27   A Favor   En Contra

CARMEN cállese ya, inútil. Andate a lavar los platos, roja.

#12
10-08-2018 / 11:01
elsup erplan
Puntuación -10   A Favor   En Contra

Pep no se ha leído el artículo. La periodista sí dice que el marido es abogado del Estado, al principio del texto, y lo repite. Lo curioso es que lo fuera hasta días antes de que su mujer fuera nombrada vicepresidenta. Por cierto que pillaron al matrimonio Sorayo cenando con el jefe de la asesoría jurídica horas antes de que se publicara el fichaje de Iván. Otra cosa, sin quitarle mérito a la oposición de Abogado del estado, Iván fue el antepenúltimo de su promoción, la del 96.

#13
10-08-2018 / 11:10
Carmen
Puntuación -34   A Favor   En Contra

11. jajaja, te pica? Pues ráscate inútil!!!

#14
10-08-2018 / 11:16
Carmen
Puntuación -46   A Favor   En Contra

Begoña Gómez hace muy bien en aceptar ese puesto y en seguir trabajando, que es lo que hacen las trabajadoras de izquierdas. Trabajar. Otra cosa es como dice el artículo (que evidentemente algún inútil ni ha leído), deba quedar claro que no se consiguen subvenciones a través de su marido.

#15
10-08-2018 / 11:29
Be just and equitatives
Puntuación 46   A Favor   En Contra

#7 Carmen no sea ud. hipócrita.

Las mismas formas y peores tienen las feministas extremas (que algunos, y con razón, llaman feminazis) que tachan al hombre por el mero hecho de serlo de "machirulo opresor" (salvo que lleves melena y vayas de pijiprogre):

Por el mero hecho de ser hombre, blanco y hetero se nos critica.

Si de verdad se quiere igualdad debe ser para todo ¿ah no, que lo bueno es la DISCRIMINACIÓN positiva (que sólo es positiva para quien le dan facilidades)?

Te pongo un ejemplo de las pruebas físicas para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado donde se les pide correr menos, saltar menos, hacer menos nº de flexiones, levantar menos kgs, hacer menos repeticiones y se les da más tiempo para hacer lo mismo que a los hombres.

En el mundo real cuando por ej. una mujer bombero tenga que salir corriendo de un incendio ¿crees que el fuego será tan considerado e irá más despacio porque la bombero sea mujer?

O el caso de la Generalitat valenciana que en las convocatorias de concursos así como los procesos selectivos de acceso, provisión y promoción interna incluirán una cláusula de desempate favorable a las mujeres. Además tendrán preferencia en caso de empate en los concursos para la provisión de puestos de trabajo con rango de jefatura.

¿Y esto lo verás JUSTO? Es una tremenda INJUSTICIA. Precisamente en las AAPP es donde hay más mujeres que hombres.

Pero como el IR DE VICTIMAS OS ESTÁ FUNCIONANDO SEGUIS CON LA MISMA CANTINELA.

SI QUIERES IGUALDAD HAY QUESER CAPAZ DE HACER LAS MISMAS TAREAS SIN PRIVILEGIOS NI DISCRIMINACIONES DE NINGÚN TIPO (NI POSITIVAS NI NEGATIVAS).

Este y otros muchos casos, en los que están implicados políticos tiene toda la pinta de un claro caso de enchufismo de consorte de político/a. ¿Blanco y en botella? Supongo que ud. ya sabrá la respuesta.

Y eso siempre se critica sea la mujer, marido, pareja, rollete, familiar, amiguete o asimilado/a del político/a de turno.

#16
10-08-2018 / 11:31
Juan
Puntuación 34   A Favor   En Contra

Cuando se respetará en éste País la promoción en función de los méritos y la capacidad. Como siempre el enchufismo es lo que vale. Existen tanto hombres como mujeres infinitamente más capacitados y conocedores del puesto. Es vergonzoso ese nombramiento. Si lo hubiesen hecho otros las protestas habrían salido hasta la calle. El fin justifica cualquier medio, maquiavélico.

#17
10-08-2018 / 11:59
Carmen
Puntuación -33   A Favor   En Contra

16. Por qué prejuzgas que hay enchufismo? No ves méritos suficientes para el puesto? Por qué no crees que a Begoña Gómez le han ofrecido ese puesto por su valía? Quizás es oportunismo de la empresa, no lo niego, pero yo no veo ni enchufismo ni tráfico de influencias.

#18
10-08-2018 / 12:01
Carmen
Puntuación -30   A Favor   En Contra

15. No soy hipócrita. Soy una mujer más de tantas, y ni siquiera me tengo por especialmente feminista, que ve el machismo de la sociedad. Que ve que la hipocresía está en el hombre porque se traga su rabia cuando en el fondo muchos piensan o actúan directamente como el mandril del comentario del número 11.

#19
10-08-2018 / 12:02
Lo
Puntuación 25   A Favor   En Contra

QUE ES ESO DE UNA RUBIA MUY LEGAL ?.....miratelo porque es una descripción despectica y ninguneadora ,expresar el color del cabello ....habrase visto ....

#20
10-08-2018 / 12:02
mariano
Puntuación 30   A Favor   En Contra

No es machismo es un pais putrefacto y vergonzoso. Que se quede en la empresa privada y que le pongan como a la princesita 300.000 del ala por no hacer nada. No os equivoqueis son todos unos sinverguenzas ladrones que se rien de nosotros en nuesta p cara.

#21
10-08-2018 / 12:06
Carmen
Puntuación -27   A Favor   En Contra

Y si de méritos hablamos, más méritos teniá Soraya para presidir el PP que el señoritingo enchufado de CAsado. MACHISMO SEÑORES, MACHISMO!!!!!

#22
10-08-2018 / 12:08
Perkins
Puntuación 12   A Favor   En Contra

Carmen, furcia roja, vuelve a la cocina que no te he dado permiso para salir, perra.

#23
10-08-2018 / 12:15
Carmen
Puntuación -15   A Favor   En Contra

22. Vete a casita de tu mamita, que seguro que tienes sueños eróticos con ella.

#24
10-08-2018 / 12:23
Be just and equitative
Puntuación 30   A Favor   En Contra

Según publican en varios periódicos "presuntamente":

"El currículum que Begoña Gómez ha hecho circular desde hace muchos años asegura que es “licenciada en Marketing por la Escuela Superior de Marketing y Negocios y Master en Business Administration (MBA) de ESIC en Dirección de Empresa y Marketing”. Pero lo cierto es que en aquella época ese título no era oficial y, por lo tanto, no es equivalente a una licenciatura."

Si estamos criticando a Pablo Casado por su máster, si se ha dimitido a Cifuentes por algo similar.

Entonces hay que TENER EL MISMO RASERO con Begoña Gómez o con Perico de Los Palotes independientemente de la ideología política.

#25
10-08-2018 / 12:45
Clarito
Puntuación 25   A Favor   En Contra

Es la típica trepa aprovechando sus "armas" de mujer, cosa de la que nunca se habla cuando se critica el machismo. Que ocurre con las "ARMAS" de mujer?

Ese han dado cuenta que siempre que la sacan en alguna foto está mirando a la cámara, tiene un afán de protagonismo enfermizo.

Y por supuesto que es o debería de ser delito que un presidente de Gobierno enchufe a su mujer.

Como dice el refrán, la mujer del César no sólo tiene que ser honrada, sino parecerlo.


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.