elEconomista.es

Kendall Jenner huye de un restaurante tras el ataque de su dóberman a una niña

7/08/2018 - 12:55

La hermana de Kim Kardashian se encontraba comiendo junto a su pareja, Ben Simmons, y su perro, un dóberman pinscher, en la terraza de un restaurante en Los Ángeles cuando su mascota mordió a una niña pequeña. Ante esto, Kendall Jenner (22) se dio a la fuga y ahora se enfrenta a una denuncia.

Según el testimonio de varios testigos, el dóberman de Kendall, una raza que se considera agresiva, atacó a una niña de una mesa cercana, provocándole unas inflamaciones en la piel. Rápidamente, la madre de la pequeña pidió al personal de la terraza Beverly Glen Deli que le dieran hielo para calmar el dolor mientras llamaban a la ambulancia.

Al volver a buscar a Kendall para hablar con ella, la madre se sorprendió al ver que la modelo se había marchado sin dejar una nota o un teléfono de contacto, un hecho que provocó que la mujer llamara al 911 para dar parte de lo sucedido y poner en manos de la Policía el asunto.

Kendall podría tener que hacer frente a una cuantiosa sanción económica. Además, varios de los que presenciaron la escena declaran que el perro de la mayor de las hermanas Jenner estaba suelto y eso propició el ataque a la niña.

La empresaria ha compartido varias imágenes del animal en su Instagram. De hecho, en una de las últimas imágenes con su mascota, el animal aparecía tumbado junto a ella en una hamaca. Y, aunque parece "adorable" la propia Jenner aseguraba que es capaz "de arrancar una cara".


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.