elEconomista.es

Anita Matamoros desata la polémica tras comprarse un coche marca BMW una semana después de sacarse el carné

3/08/2018 - 10:49

Anita Matamoros está en el punto de mira de todos desde que el pasado 28 de julio entrase en su esperada mayoría de edad. La hija de Kiko Matamoros y Makoke se ha sacado el carnet de conducir en tiempo récord y es que con 17 años aprobó el examen teórico e inmediatamente comenzó con las prácticas para poder presentarse a examen nada más cumplir los 18 años.

El pasado miércoles y tan sólo cinco días después de su cumpleaños, Anita Matamoros aprobaba a la primera el carnet en la modalidad de automático, ya que como ella misma ha asegurado, en su casa no se usan coches manuales y no tiene ningún interés de aprender a usarlo. Además, poco después de dar esta feliz noticia, la influencer anunciaba que ya tenía nuevo coche, algo que ha desatado una gran polémica en las redes sociales.

Numerosos comentarios atacaban a Anita Matamoros con comentarios despectivos en las que aseguraban que es "una consentida" y una "niña de papá". Ante esta situación, la joven ha estallado a través de la plataforma Instagram TV para defenderse de las críticas. Con un vídeo de cinco minutos de duración, Ana explicaba la situación y el por qué se ha sacado el carnet tan pronto, aclarando así que el coche, un BMW, se lo ha comprado ella con sus ahorros y no ha sido un capricho hecho realidad por sus padres.

Además, ha querido responder a todos los que ven absurdo la compra del vehículo teniendo en cuenta que en el mes de septiembre dejará España para comenzar su vida universitaria en Italia, a lo que Ana ha querido aclarar que este coche se quedará en su casa y lo usará cada vez que venga de visita.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.