elEconomista.es

La infanta Cristina se avergüenza del encarcelamiento de Urdangarin

20/06/2018 - 17:35

La hija de Juan Carlos y Sofía no sólo está devastada por la entrada en prisión de su marido sino también profundamente avergonzada. Así lo ha desvelado su abogado, Miquel Roca: "Está siendo muy duro para ella. Es un tema tan serio y tan íntimo que nos da hasta vergüenza hablar de ello", ha confesado durante la inauguración de la sede de la Fundación de Trabajadores de la Siderurgia Integral.

Hace tan sólo dos días que Urdangarin se convirtió en el nuevo preso de la cárcel de Brieva, en Ávila, y la infanta Cristina se mantiene discreta y prácticamente oculta al público mientras que se filtran cada vez más datos de estas primeras horas del ex duque de Palma en prisión. Según ha afirmado este miércoles Pilar Eyre, el yerno de los eméritos entró a la misma con un rosario y una estampa de la Virgen Blanca, patrona de Vitoria, y preguntó a los funcionarios por los horarios de los servicios religiosos. Y es que, según una persona muy cercana a ellos, la Fe es lo que les ha sostenido durante estos últimos años: "Rezan el rosario a diario".

Además, se ha sabido que Urdangarin está en un módulo de aislamiento, ya que la cárcel de Brieva es de mujeres y no puede tener contacto con ellas. Estará solo en su celda, en un pequeño patio donde podrá jugar al frontón y en una reducida galería donde podrá leer o ver la televisión. La única ventaja de tamaña soledad (según el mismo director de la prisión "es muy dura") es que no tendrá que pelear por el mando. Por lo demás, Iñaki tendrá que amoldarse a la nueva normativa carcelaria: una llamada al día, una visita a la semana, un vis a vis al mes y 50 minutos de llamadas cada 30 días. Podrá disfrutar de su primer permiso dentro de 17 meses.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.