elEconomista.es

Carmen Lomana llora al recordar la muerte de su marido: "Metí mi sujetador en su ataúd"

18/06/2018 - 10:42

La empresaria recordó muy emocionada el capítulo más trágico de su vida: la muerte de su marido, Guillermo, en un accidente de tráfico. Una circunstancia que la dejó en shock y que tardó años en superar: "Quería darle algo mío, me quité el sujetador y lo puse en el sudario".

Rica, famosa, atractiva... Cualquiera pensaría que la vida de Carmen Lomana (69) es un cuento de hadas pero, tal y como ella misma desveló este domingo a Risto Mejide en Chester, carece de "lo más importante que puede tener una mujer: una familia, un marido y unos hijos". Esa es la gran pena y la gran tragedia de la empresaria, que perdió a su marido, Guillermo Capdevilla, en un accidente de tráfico: "Acabábamos de llegar de Chile. Nos fuimos a pasear a la playa y decíamos lo felices que éramos. Al día siguiente se despidió de mí y le dije que dónde iba tan guapo. Yo me fui a la peluquería y cuando volví, me extrañó que no estuviera el coche. Estaba sonando el teléfono y era la policía foral. Fue horrible. No podía articular palabra", recordó.

"Cuando llegué al hospital parecía que no tenía nada, sólo la cabeza vendada. El médico me dijo que era muerte cerebral. Les pedí que no lo desconectaran, por si reaccionaban, pero al día siguiente me dijeron que había que dejarlo ir. Él era una persona tremendamente generosa y decidí que donara sus órganos". Estuvo acompañada de sus hermanos y sus amigas durante todo el proceso: "Ya en el tanatorio, pasé a despedirme de él y como quería darle algo mío, me quité el sujetador y lo puse en el sudario". Lomana lo tiene claro: "Willy es el amor de mi vida, luego he tenido novios, novietes, amantes... Pero he salido corriendo en cuanto me han hablado de boda o convivencia".

La tragedia de enviudar no fue la única a la que se ha enfrentado la empresaria a lo largo de su vida. La maternidad también le ha costado muchas lágrimas, tantas que ni si quiera quiso hablar de ello con Risto: "Por una serie de circunstancias no pude ser madre, pero no voy a hablar de esto".

Sí defendió su estatus y su riqueza: "Yo siempre he sido económicamente independiente, no vivo de lo que me dejó mi marido. No me gusta que me saquen temas de dinero, nadie sabe lo que tengo o lo que pasé con Hacienda por un gestor que me informó mal.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.