elEconomista.es

Harry a Meghan, al quitarse el velo: "Estás espectacular"

19/05/2018 - 13:54

Poco antes de la llegada de la novia, hacían su aparición el príncipe Harry vestido de uniforme, acompañado de su hermano William también con traje militar de gala: el uniforme de gala de los Blues and Royals. Los dos hijos de Diana siempre han estado muy unidos desde la muerte de su madre y Harry ha contado con el apoyo incondicional de su hermano a lo largo de este noviazgo políticamente incorrecto, con una actriz de origen afroamericano, divorciada y con una familia poco presentable.

Catalina de Inglaterra, duquesa de Cambridge, aparecía en público poco más de un mes después del nacimiento de Louis, su tercer hijo, vestida con un modelo de Alexander MacQueen, una de sus firmas favoritas, en color verde  y tocado de Philippe Tracey, moda cien por cien británica.  

Carlos y Camila han llegado juntos, la duquesa de Cornualles, siempre fiel a sí misma, muy elegante  de rosa empolvado y una pamela a juego, mientras Carlos  vestía un impecable chaqué gris perla, muy en su línea habitual.

Isabel II no defraudó. Para contrarrestar el poco protagonismo,la reina hizo gala una vez más de su gusto ya conocido por los colores alegres y primaverales. Esta vez vistió un abrigo verde lima, a juego con el sombrero y una vestido estampado. Junto a Isabel II, Felipe de Edimburgo, su marido de 96 años , todavía convaleciente de la operación  de cadera que ha sufrido hace pocas semanas.

A pesar de lo que se había comentado, Doria Regland no acompañó a su hija hasta la capilla de San Jorge en el castillo de Windsor y llegó sola a la ceremonia, muy elegante con un modelo en tono verde pastel. Y por fin, también contradiciendo previsiones anteriores, la novia llegó sola en otro de los Rolls de palacio, acompañada solo de dos pajes. 

Su vestido, firmado por  la nueva  directora creativa de Givenchy, la británica Claire Waight Keller, ha sido hasta este sábado realmente un secreto muy bien guardado: hasta el momento en que se bajó del coche nupcial. Como lo fue el de su madre, firmado por Oscar de la Renta, una casa cien por cien americana.

El modelo de Meghan es extremadamente sencillo, de escote barco y sin pedrería alguna. Y como tiara, la duquesa de Sussex ha elegido la más sencilla de las que posee la corona, y que había pertenecido a la reina madre, la bisabuela de Harry. La otras joyas, únicamente unos sencillos pendientes de Cartier. 

Impresionante la subida en solitario de Meghan, al ascender por la escalinata de la capilla, un trayecto que simbolizaba la soledad y valentía de la novia y que la llevó a cabo con naturalidad propia de una actriz acostumbrada a la exposición pública. 

Ya cerca del altar, el príncipe Carlos la esperaba para llevarla hasta el novio, su hijo menor, que, por lo que comentan los que saben leer los labios, al quitarle el velo, le dijo: "Estás espectacular".

Y al fin llegó el beso. A la salida de la ceremonia, Meghan y Harry sellaron su amor con el esperado beso que ya es historia de la realeza.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias







Comentarios 0