elEconomista.es

Por qué la infanta Elena y Froilán deberían representar a la Casa Real en la boda de Enrique y Meghan

16/05/2018 - 19:58

El próximo 19 de mayo, el príncipe Enrique y la actriz contraerán matrimonio en el Castillo de Windsor. Al evento están invitados Felipe y Letizia pero todo apunta a que no acudirán al enlace. Por eso, en Informalia hemos analizado los cinco motivos por los que la infanta Elena de Borbón (54) y Felipe Juan Froilán de Marichalar (19) son los candidatos perfectos para representar la corona española en tierras británicas.

1. Letizia y Felipe, ausentes

La Casa Real española todavía no confirmado la asistencia o ausencia de los reyes pero, a pesar de que se encuentran en la lista de invitados, todo apunta a que no estarán en el evento. Sus agendas están llenas hasta este mismo viernes y el domingo, Letizia emprende su tercer viaje de cooperación en solitario con destino República Dominicana. Asimismo, el novio no es un heredero al trono, por lo que se trata de una boda de perfil más bajo y las casas reales europeas no suelen enviar a sus principales representantes. 

2. Reina Sofía, emérita y jubilada

En 2011, la monarquía española estuvo presente en la boda del príncipe Guillermo y Kate Middleton gracias a la presencia de la reina Sofía, que por aquel entonces todavía ejercía de pleno sus funciones. Ahora, Sofía es emérita y jubilada, por lo que está exenta de obligaciones y sólo le atan los lazos familiares, ya que es prima del príncipe Felipe de Edimburgo, marido de la reina Isabel II.

3. Infanta Elena, la tercera en la línea de sucesión

La hermana del rey Felipe VI cumple con todos los requisitos. En primer lugar, es una experta en representar a la Casa Real española dentro y fuera de nuestras fronteras, pues lo ha hecho en infinidad de ocasiones hasta que su hermano la relegó del cargo. Además, ocupa la tercera posición en la línea de sucesión, un lugar equiparable al del príncipe Enrique, que está en sexto lugar tras su hermano y sus sobrinos.

4. Froilán, el perfecto acompañante

El único handicap de Elena es que no tiene pareja, algo que ya no extraña en el siglo XXI pero que podría incomodar a la Casa Real británica, muy rígida aún en protocolo y costumbres. En este caso, con Jaime de Marichalar descartado, su hijo sería el mejor acompañante de su madre. La infanta daría sensación de comodidad y cercanía al contar con su hijo, uno de los solteros de la realeza europea.

5. Froilán y las monarquías europeas

En España, el hijo de la infanta Elena es muy conocido. Sus gustos, amigos, fiestas, ligues y hobbies ocupan gran parte de la prensa nacional, pero esto no sucede en otros países, donde apenas se conoce al nieto favorito del rey Juan Carlos, por lo que la monarquía española podría aprovechar la ocasión de presentar a Froilán en sociedad en un ambiente internacional y muy chic.

Otros invitados españoles

La infanta Elena y Froilán no serían los únicos invitados españoles al evento. El cuerpo diplomático estará representado por el embajador de España en el Reino Unido, Carlos Bastarreche Sagües, que irá acompañado de su mujer, Rosalía Gómez Pineda Goizueta.

El mundo financiero español seguramente también esté representado. El empresario castellonense Manuel Colonques, dueño de Porcelanosa, podría acudir acompañado de su mujer, Delfina, ya que es un gran amigo del padre del novio, Carlos de Inglaterra. De la misma manera, Pedro Pesudo, cabeza visible de la firma azulejera en Inglaterra, y su mujer Elia, también podrían presenciar in situ el enlace.

Por último, Elena Ochoa, la mediática doctora del sexo, casada con el arquitecto Norman Foster, puede completar la lista de ilustres nombres españoles invitados a la ceremonia del año.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.