elEconomista.es

Katy Perry: su madre afirma que tiene "influencias demoníacas"

16/05/2018 - 15:00

Su nombre es Mary Hudson y es, en sus propias palabras, una "cristiana renacida" sin reparos a la hora de afirmar que todos sus hijos, incluida la cantante, estuvieron bajo la influencia del demonio durante toda su infancia: "Es difícil ver a tus hijos hacer las cosas a su manera, especialmente cuando es totalmente lo opuesto a la manera de Dios", dijo en una conferencia sobre educación.

A pesar de ello, Katy Perry (33) mantiene una excelente relación con su madre, tanto que hace unos días acudieron juntas a una clínica estética, de la que salieron con mascarillas blancas en la cara que suelen utilizarse para proteger la piel después de ser sometida a un tratamiento.

Además de asegurar que la novia de Orlando Bloom recibió "influencias demoníacas" cuando era niña, Mary desveló que fue el espíritu de Dios el que hizo que todo fluyera entre ellas y las devolviera "al camino de la rectitud". Por otro lado, confesó que sufrió depresión postparto tras el nacimiento de Perry y que se encontró en un "lugar extremadamente oscuro". Ahora, a sus 70 años, cree que una "buena sesión de adoración" es mejor que cualquier medicina y que "la gente deben recurrir a Dios antes de que les receten pastillas".

Hace ya más de un año que Mary habló por primera vez de su hija y confesó que cuando quedó encinta de ella, un evangelista oró por ella y profetizó: "Esta niña va a hacer algo grande para Dios". El ajetreado ritmo de vida de Perry la alejó de las ideas religiosas de su madre pero aún conserva un tatuaje con el nombre Jesús en su muñeca.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.