elEconomista.es

Marie Chantal Miller y sus hermanas son tan ricas que sus historias de amor merecen ser contadas

16/05/2018 - 1:25

Este fin de semana, el Sunday Times publicaba la lista de los más ricos de Reino Unido, en donde aparece por supuesto la monarquía británica pero donde también está la familia de Marie-Chantal, la enemiga de Letizia desde que arremetió contra ella tras el rifirrafe entre doña Sofía y su nuera en la catedral de Palma. Según ese medio británico, la mujer de Pablo de Grecia y sus hermanas ganaron 420 millones de libras (476 millones de euros) gracias al fondo de inversiones que poseen. Los padres de Chantal tuvieron otras dos hijas: Pia-Christina y Natasha-Alexandra, y a todas las llevaron al colegio más caro del mundo, en Suiza. Marie Chantal se casó con un príncipe, igual que Natasha, y Pía lo hizo con un Getty. 

Las Miller, de pequeñas

Marie-Chantal Claire Miller llegaba al mundo en el Londres de Massiel y el La La La, un 17 de septiembre de 1968. La capital del pop estaba revolucionada por el Hey Jude de los Beatles, que alcanzó el número uno aquel año, por encima de (Sittin' On) The Dock of the Bay, de Otis Redding, y del Sunshine of Your Love, de Cream o el Mrs. Robinson, de Simon & Garfunkel. Los padres del bebé no sabían que Chantal iba a ser princesa consorte de Dinamarca y duquesa consorte de Esparta. Pero sabían que iba a ser muy importante sobre todo porque eran muy ricos y la educaron para ello. Mientras que los padres de Letizia, una enfermera y un periodista, hacían encaje de bolillos para llegar a fin de mes y llevar a sus tres hijas a colegios públicos, en Oviedo y en Madrid, los Miller gastaban cifras inimaginables en coronar a sus tres chicas como candidatas a princesas. Y lo hicieron muy bien. La educación de Marie Chantal sin embargo no impidió que perdiera la compostura y atacara a Letizia desde su Twuitter lo cual le costó un zasca desde Zarzuela, vía su marido, íntimo de Felipe, además de primo para que retirara sus insultos. 

La fortuna de los Miller procede de su padre, Robert (83), dueño de los duty free de los aeropuertos de Asia y América desde hace más de medio siglo. Y empleó bien su dinero. Hoy su hija mayor es la esposa de Pablo de Grecia, el príncipe heredero de Grecia y duque de Esparta hasta 1974, y príncipe de Dinamarca. No es probable que Chantal sea reina como Letizia, porque Grecia es una república, pero sus títulos están avalados y reconocidos oficialmente por la corte de la monarquía danesa, o sea que son títulos legales en el Reino de Dinamarca. Chantal y su marido (muy amigo de Urdangarín, por cierto), vivían en un palacete en Londres, tal vez tan fabuloso con la Zarzuela, aunque ahora Pablo y ella han vuelto a Nueva York, donde ya vivieron los primeros años de casados, porque allí estudian sus hijos, sus príncipes.

Todos los miembros de la familia real griega con excepción de Marina, consorte del príncipe Miguel, y las princesas Alejandra y Olga, ostentan los títulos de príncipes y princesas de Dinamarca con el tratamiento de Alteza Real, todo un triunfo para la hija del millonario estadounidense Robert Warren Miller y la ecuatoriana Marie Chantal Pesantes Becerra (née María Clara Pesantes Becerra). El dinero y, por qué no decirlo, la exquisita educación de los Miller hicieron que las dos hermanas de Marie Chantal también se casaran muy bien.

Pia-Christina, dos años más pequeña, estuvo casada 13 años (de 1992 a 2005) con Christopher Getty, que no es hijo de rey pero con ese apellido no le hace falta. Con él tuvo cuatro hijos. Natasha-Alexandra, la pequeña, nació en 1972, y ella sí fue capaz de besar a la rana y que se convirtiera en alguien de sangre azul. Se casó en 1998 con el príncipe Alexander Egon von Fürstenberg, hijo del príncipe Egon von Fürstenberg y de la diseñadora de modas Diane von Fürstenberg, y tienen dos hijos con él, aunque su matrimonio solo duró cuatro años.

Aunque Marie Chantal nació a orillas del Támesis, vivió en Hong Kong hasta los diez años, y después estudió, igual que sus hermanas, en el instituto Le Rosey, en Suiza, el colegio más caro del mundo. Después pasó cuatro años en una escuela bilingüe en París, y aprendió a dibujar durante un año en la Academia de Artes de Nueva York, gracias a una beca que le concedió Andy Warhol. Su calidad profesional la llevó a crear el año 2000 una firma de ropa infantil con su nombre. Sus prendas para niños y sus bodies de recién nacido con alitas fascinan a Victoria Beckham y las Kardashian, cuyos hijos gastan en bodies con alitas de ángel lo que varias tribus de Tanzania en comer durante un año. Eso significa mucho dinero para Marie Chantal.

Además de su poderío económico (anterior a su empresa de bodies pijos), su impecable educación, sus relaciones sociales y su belleza la llevaron a enamorar al príncipe Pablo de Grecia, no tan rico como ella pero con la sangre muchisimo más azul. El 1 de julio de 1995 contrajo matrimonio con el hijo del último rey griego Constantino II, hermano de la reina Sofía, tía Sofía para Marie Chantal, y se convertía en la mujer del primo carnal favorito de Felipe de Borbón. La ceremonia tuvo lugar en la Catedral Ortodoxa de Santa Sofía de Londres, lugar de residencia de la familia real griega, por el rito de la Iglesia ortodoxa, y destacó por su fastuosidad y la presencia de varias casas reales europeas, incluida la española of course. Marie-Chantal no tuvo inconveniente en cambiar su religión católica por la ortodoxa, y aprendió griego por amor y para ser princesa de Grecia y Dinamarca. Han tenido cinco hijos: María Olimpia, de 21 años, Constantine Alexios, de 19, Achileas Andreas, de 17, Odysseas Kimon, de 13, Arístides Stavros, de 9. Todos son príncipes pero, como Marie Chantal, es muy poco probable que ninguno reine, como Letizia.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.