elEconomista.es

La romántica boda de Richard Gere y Alejandra Silva: "Soy el hombre más feliz del universo"

15/05/2018 - 14:18

El actor de Hollywood y la española se casaron a principios de abril en el Registro Civil, pero el verdadero "sí quiero" se produjo el pasado sábado. Ambos protagonizaron una romántica celebración a orillas del rancho del intérprete en Nueva York, según desvela ¡Hola!.

Richard Gere y Alejandra Silva se casaron en una ceremonia budista y con cierto aire español. La novia usó tres vestidos en su día especial. Algunos de estos modelos fueron diseñados por el israelí Yaniv Persy, un antiguo aprendiz de Galliano, cuyo estilo es romántico, moderno y con un punto de sensualidad.

En la imagen que lleva el medio a la portada, Alejandra y Richard aparecen acaramelados y sonrientes, mostrando su gran felicidad al mundo. Ellos mismos después tradujeron este sentimiento en palabras.

El protagonista de Oficial y caballero y Pretty Woman no podía estar más contento: "Soy el hombre más feliz del universo. ¿Cómo podría no serlo? Alejandra es bella, lista, sensible, divertida… ¡Y también es española! La tierra de reyes y reinas, la tierra de Cervantes y Buñuel, ¡insuperable!", declaraba.

Alejandra Silva le correspondía: "Muero de amor… cada mañana él me pregunta '¿qué te haría feliz hoy?'... ¿Qué hay más romántico que un hombre que te compone canciones todos los días?", decía ella.

De esta forma, Alejandra es la tercera esposa de Gere tras Cindy Crawford y Carey Lowell. Con ésta última se divorció en 2013 y tiene un hijo, Homer James. Por su parte, Alejandra estuvo casada con el ingeniero Govind Friedland, hijo del magnate estadounidense Robert Martin Friedland, y fruto de su amor nació Albert.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.