elEconomista.es

El príncipe Enrique y Meghan Markle se evaden de la presión mediática con una escapada al campo

14/05/2018 - 15:54

La enorme presión mediática que rodea a la boda real de este próximo sábado ha hecho mella en la actriz, quien ha perdido más de diez kilos y no consigue dormir con normalidad. Para tratar de evadirse de la presión, el príncipe Enrique y Meghan Markle han pasado el fin de semana en una casa de campo en los montes Cotswolds, situados al suroeste de Inglaterra.

"El periodo previo a la boda ha sido bastante estresante para ellos y solo querían alejarse y relajarse antes del gran día. De vez en cuando les gusta escaparse al campo", ha comentado un amigo a The Sun.

La vivienda, que consta de cuatro dormitorios con una gran cocina, comedor abierto y grandes ventanales con impresionantes vistas, ha sido remodelada para adaptarla a las necesidades de la pareja, sobre todo en lo que a seguridad se refiere. "Llegar hasta la casa es muy difícil y se han instalado cámaras y alarmas que se activan por el movimiento", señalaba una fuente al citado medio.

Tras sus días de relax, Enrique y Meghan ya ha regresado a Londres y se preparan para vivir el día más importante de sus vidas. Está previsto que se desplacen a Windsor el viernes, 18 de mayo, un día antes de su enlace.

A tan solo cinco días del enlace que paralizará Reino Unido, la Casa Real ha mostrado las imágenes de las cocinas del Castillo de Windsor, donde el chef Mark Flanagan y su equipo elaborarán el banquete nupcial, así como los canapés que se sirvan en el cóctel que Isabel II ofrecerá en St George's Hall.

El cocinero ha declarado que el menú estará compuesto por "verduras británicas de temporada": "Sabemos que la pareja quería que nos asegurásemos de utilizar todos los productos locales como fuera posible. El buen tiempo nos está ayudando a que sea así", ha explicado el chef, que ha asegurado que los novios "han probado" y "han estado involucrados en cada detalle".


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 1

#1
14-05-2018 / 17:42
Carmen
Puntuación 1   A Favor   En Contra

Pues las alcachofas no tienen buena pinta. No, no, no.


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.