elEconomista.es

Quim Torra & familia: así son la mujer y los hijos del sucesor de Puigdemont en la Generalitat

14/05/2018 - 14:34

Carola Miró es la nueva primera dama de Cataluña. Sus amigos la llaman Caro, y es profesora en excedencia de la escuela Thau, un colegio catalanista y con fama de  independentista.

Caro, la nueva primera dama de Cataluña, es profesora, no ha cumplido los 53 años, y es madre de los tres hijos del Honorable: Carola, Guillem y Helena, son ya mayores de edad, y también son independentistas. La sucesora de Marta Ferrusola cuenta con una página webque fue un regalo de cuando cumplió 50 años. Allí sus amigos y seres queridos le escriben cosas. En ese mismo lugar, su marido, la halaga así: "Nunca te he oído quejarte por nada. (...) Siempre una sonrisa a punto para cualquiera que lo necesitara. Huyendo de cualquier protagonismo, trabajadora inagotable, pero disfrutando de los pequeños momentos fabulosos de la vida: regar un geranio, coser un botón, hojear un libro, tomar el sol en una tumbona, darles un beso a los hijos".

El flamante sucesor de Puigdemont dice que tenerla a su lado, y sentir su sencillez y bondad "hacen que la vida tenga otro sentido cada día". Se conocían desde pequeños, del colegio (los Jesuitas de Sarriá) pero fue en 1987 cuando un amigo de Quim Torra los presentó. Carola pasa los veranos en Cabrils (Tarragona), junto a su familia, van a misa los domingos y siente adoración por el punto de cruz, por los paseos junto a lacosta y por Suiza, adonde marchó junto a su marido cuando fue destinado en el país helvético.

Carola Miró con su hija el día de su 50 cumpleaños.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 1

#1
23-05-2018 / 13:12
ANON&MUS
Puntuación 0   A Favor   En Contra

Sin duda esta familia es la clara muestra de superioridad racial....


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.