elEconomista.es

El padre de Meghan Markle la lía antes de la boda: falsea imágenes en colaboración con un paparazzi

14/05/2018 - 12:39

El padre de la prometida del príncipe Enrique ha vuelto a armar revuelo a unos días de llevar del brazo a su hija al altar. Thomas Markle (73) ha sido pillado colaborando en secreto con un paparazzi, llamado Jeff Rayner, para lucrarse vendiendo fotografías ensayadas y tomadas en Los Angeles.

Según cuentan los medios británicos, el padre de Meghan pactó con su amigo fotógrafo las imágenes, como han revelado las grabaciones extraídas de las cámaras de seguridad del cibercafé donde se realizaron las fotografías. Ambos aparecen ensayando las poses y vertebrando el plan.

En las instantáneas en cuestión, Thomas está en un cibercafé y finge ojear un diario online sobre la boda, leer una revista sobre lugares turísticos de Gran Bretaña e incluso comprar un traje para el acontecimiento. Pero sin duda, la imagen más bochornosa es la que se produce en una tienda de artículos para fiestas cuando Thomas pide ayuda a un trabajador menor de edad para que le tome las medidas: "Fue realmente extraño, Le estaba contando las medidas pero él no las apuntaba", explicaba después el joven dependiente al Daily Mail.

El Palacio de Kensington no se ha pronunciado tras la publicación del engaño, pero sí lo ha hecho el hermanastro de Meghan, Thomas Markle Jr, quien ha aclarado que su padre se disculpará con su hija y con el príncipe en privado por este vergonzoso suceso.

Aunque se desconoce lo que Thomas recibió por estas fotografías pactadas, lo cierto es que la prensa británica enmarca su venta entre las cantidades de 100.000 y 150.000 libras.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.