elEconomista.es

Los dosieres contra Cristina Cifuentes: vudú y facturas de hoteles en Madrid (donde tiene casa)

26/04/2018 - 11:54

Los dosieres contra Cristina Cifuentes que circulan desde hace tres años no solo hablan de problemas de cleptomanía. También se centran en la supuesta aventura sexual con Ignacio González, a la que ya aludió Granados ante el juez, y de magia negra: muñecos de Esperanza Aguirre e Ignacio González con alfileres clavados.

La ex presidenta había denunciado mucho antes de su dimisión chantajes y espionajes en su contra para destruirla. Cifuentes era delegada del Gobierno en 2013 y ya sonaba como posible candidata a presidir la Comunidad de Madrid por el PP, y hacía sombra a su amigo Ignacio González, que pretendía mantenerse en el puesto.

Un ex policía nacional le confirmó a Cifuentes que le habían encargado realizar averiguaciones y elaborar informes para desacreditarla y acabar con su carrera. El veterano investigador fingía ser un reportero de un confidencial digital madrileño y si todo salía bien, la recompensa prometida era generosa: 100.000 euros.

Advertida de todo ello, Cristina Cifuentes acudió a la Comisaría General de Información de la Policía Nacional, que llevó a cabo un barrido de su despacho y de su teléfono móvil en busca de sistemas de espionaje. Finalmente, en marzo del 2015. 

Los dosieres hablaban de problemas de cleptomanía, de una aventura sexual con Ignacio González y de magia negra. De la cuestión de los supuestos hurtos ya se habló este miércoles tras la publicación de vídeo por parte de OK Diario. Pero al mismo tiempo se recuperaron otras informaciones relativas a la supuesta manía de Cifuentes por llevarse cosas que no son suyas. Por ejemplo, la historia del colegio mayor universitario Antonio Caro, de Madrid, del que fue directora hasta 1999. Tres alumnas denunciaron pequeños robos de pulseras y otros objetos y los informes apuntaban a Cifuentes como sospechosa. 

Francisco Granados ya explicó en febrero ante el juez García-Castellón que Cifuentes e Ignacio González habían mantenido una "relación sentimental". La presidenta del PP madrileño le llamó mezquino y miserable y se querelló contra él. Granados sostiene aún hoy (no ha rectificado) esa versión y dosieres de los que habla este jueves el periodista Luis Rendueles en El Periódico de Cataluña, hablan de un piso y un hotel en Madrid y de varios encuentros entre Ignacio González y su sucesora. También se alude en ese medio a unos anónimos enviados a Lourdes Cavero, esposa de González, para alertarla la supuesta infidelidad de su marido.

Otros informes realizados posteriormente trataron de seguir la pista de esos anónimos y descubrieron que, supuestamente, las tarjetas en las que se escribieron habían sido compradas en una tienda Supercor y fueron pagadas con tarjeta de crédito.

En este sentido y tras la aparición del vídeo del hurto que ha acabado con la carrera de Cifuentes, en elEconomista publicamos este mismo jueves que existe una gran cantidad de facturas por estancias en hoteles que fueron cargadas al presupuesto de la Comunidad de Madrid, en los años en que Cifuentes todavía no era la jefa del Ejecutivo regional.

Pero el acento del tsunami no se pone en las cantidades abonadas, y de que presuntamente se pagaran con dinero público, sino en el hecho de que todas las facturas corresponderían a hoteles madrileños, un hecho llamativo ya que Cifuentes siempre dispuso de domicilio propio en la capital.

Alfileres en muñecos para hacer daño a Esperanza Aguirre e Ignacio González

La novedad llega acompañada del halo de misterio que rodea a la magia negra: en el entorno del PP de Madrid se hablaba de que Cifuentes "hacía vudú" a sus rivales políticos: Ignacio González y Esperanza Aguirre. Según el periódico del Grupo Zeta, este miércoles algunas fuentes del Partido Popular aseguraban que podrían existir pruebas de esas prácticas en las que supuestamente se clavaban alfileres en muñecos para hacer daño a esos dos políticos.

Fuera como fuera, durante meses, González fue machacado por su ático en Estepona y las denuncias sobre la operación Púnica y Lezo, acorralado por la corrupción, igual que Granados, escándalos que arrastraon a Espernza Aguirre.  Recordemos la grabación en la que se oía al antecesor de Cifuentes en Madrid en donde se le escuchaba hablando con dos policías nacionales de su ático. Rajoy defenestró a González y eligió a Cifuentes como candidata del PP a la Comunidad de Madrid. Pero este miércoles hizo lo mismo con ella tras el hurto en el vídeo del hurto en el supermercado.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 7

#1
26-04-2018 / 12:29
Carmen
Puntuación 18   A Favor   En Contra

Cuidado con esas "cositas", que las malas energías, creamos o no en ellas, hacen daño. La envidia es el peor de los venenos del alma. Y antes o después el que juega con desear el mal ajeno, termina quemado. Algo que me parece que les pasará a todos en el PP, a este paso.

#2
26-04-2018 / 19:28
ASCO
Puntuación 10   A Favor   En Contra

MENUDA PELLEJA LA CIFUENTE

#3
27-04-2018 / 08:39
Miguel llodra
Puntuación 16   A Favor   En Contra

Según el refranero español, quien a hierro mata a hierro muere.

#4
27-04-2018 / 11:33
Puntuación 11   A Favor   En Contra

Joder que faunaaaa!!!!!

#5
27-04-2018 / 11:35
Puntuación 16   A Favor   En Contra

Normal lo de las facturas de hoteles.....como se iba a llevar al amante a su casa?.....

#6
27-04-2018 / 11:37
Puntuación 5   A Favor   En Contra

Esto huele a cloaca que apesta.....a cloaca de Eduardo Inda y su panfleto.

#7
27-04-2018 / 13:50
jose
Puntuación 0   A Favor   En Contra

Todo muy edificante, basura pepera que aún la sostiene el poder naranja ¿Hasta cuando?