elEconomista.es

Jaydy Michel, hospitalizada de urgencia

16/04/2018 - 17:55

La esposa del futbolista Rafa Márquez y ex de Alejandro Sanz ha terminado el fin de semana en el hospital. ¿El motivo? Una bacteria intestinal que le generaba problemas y que le ha obligado a mantenerse ingresada durante unas horas: "Me siento realmente afortunada de haber podido recibir atención médica", ha dicho.

La propia Jaydy Michel (44) ha sido la encargada de darle la noticia a sus seguidores a través de las redes sociales. Este lunes, la modelo ha colgado una imagen en la que mostraba su brazo con una vía intravenosa: "Hoy tocó hacer un pequeño alto obligado en el hospital. Afortunadamente todo bien, ya en casa. Nada grave pero ya con tratamiento para eliminar una bacteria intestinal que tengo", ha explicado junto a la imagen.

Today's mood? Hoy toco hacer un pequeño alto obligado en el hospital. Afortunadamente todo bien, ya en casa. Nada grave afortunadamente, pero ya con tratamiento para eliminar una bacteria intestinal que tengo. Y me siento realmente afortunada de haber podido recibir atención médica y los cuidados de mi hermosa familia. Y es en momentos así que ves qué importante es cuidarnos y disfrutar de la salud que gozamos cada día. Estaba pensando en toda la gente hospitalizada, luchando por recobrar la salud, niños, adultos, ancianos... algunos con la suerte de poder recibir atención medica, otros menos afortunados que no pueden... oro por toda la gente que está en estos momentos sufriendo alguna enfermedad, los que están hospitalizados, los que están en sus casas; oro por los doctores, enfermeras, por las personas que acompañan y cuidan a sus enfermos (todos ellos son verdaderos héroes)... que Dios los llene de #Salud #Paz #Fortaleza y #Fe #MuchoÁnimo ????????

Una publicación compartida de jaydymichel (@jaydymichel) el

El susto ha sido grande para la mujer de Rafa Márquez, que ha aprovechado la ocasión para reflexionar sobre la vida y las prioridades: "Me siento realmente afortunada de haber podido recibir atención médica y los cuidados de mi hermosa familia. Y es en momentos así que ves qué importante es cuidarnos y disfrutar de la salud que gozamos cada día".

Y ha finalizado: "Oro por toda la gente que está en estos momentos sufriendo alguna enfermedad, los que están hospitalizados, los que están en sus casas; oro por los doctores, enfermeras, por las personas que acompañan y cuidan a sus enfermos (todos ellos son verdaderos héroes)... que Dios los llene de salud, paz y fortaleza".

Una de las pocas cosas coherentes, bellas y lógicas para decir en estos días: "No te deseo un año maravilloso donde todo sea bueno. Ése es un pensamiento mágico, infantil, utópico. Te deseo que te animes a mirarte, y que te ames como eres. Que tengas el suficiente amor propio para pelear muchas batallas, y la humildad para saber que hay batallas imposibles de ganar por las que no vale la pena luchar. Te deseo que puedas aceptar que hay realidades que son inmodificables, y que hay otras, que si corres del lugar de la queja, podrás cambiar. Que no te permitas los "no puedo" y que reconozcas los "no quiero". Te deseo que escuches tu verdad, y que la digas, con plena conciencia de que es solo tu verdad, no la del otro. Que te expongas a lo que temes, porque es la única manera de vencer el miedo. Que aprendas a tolerar las "manchas negras" del otro, porque también tienes las tuyas, y eso anula la posibilidad de reclamo. Que no te condenes por equivocarte; no eres todopoderoso. Que crezcas, hasta donde y cuando quieras. No te deseo que el 2018 te traiga felicidad. Te deseo que logres ser feliz, sea cual sea la realidad que te toque vivir" Que la felicidad sea el camino, no la meta... #FELIZAÑONUEVO #2018

Una publicación compartida de jaydymichel (@jaydymichel) el


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.