elEconomista.es

Richard Gere y Alejandra Silva: ¿quién da el 'braguetazo' con la boda?

13/04/2018 - 18:23

El actor y la empresaria contraerán matrimonio el próximo 6 de mayo en una ceremonia íntima y discreta, en la casa que el protagonista de Oficial y Caballero posee en el Upstate, al norte de Nueva York, en Westchester County, donde también son propietarios Ralph Lauren, Martha Stewart, los Rockefeller, los Trump y los Clinton, tal y como ha contado Vanity Fair.

Para Richard Gere (68), su matrimonio con Alejandra Silva (35) será ya el tercero de su vida y llega cuatro años después de poner punto y final a su relación con Cary Lowell (57), madre de su único hijo, Homer. El reparto de la fortuna del actor fue el mayor conflicto entre ambos a la hora de firmar el divorcio, ya que la ex modelo solicitaba la mitad de la misma, alegando que había dejado su profesión para dedicarse por entero a su familia.

Firmaron un acuerdo a finales del 2016, aunque no se hicieron públicas las cantidades que correspondieron a cada uno. De hecho los medios internacionales, como New York Post, Daily Mail, Page Six o The Telegraph, ni si quiera se ponen de acuerdo al cifrar el patrimonio del galán de Hollywood, que estiman entre los 50 y los 250 millones de dólares.

Por su parte, Alejandra Silva se separó en 2015 del magnate minero Govind Friedland. Según publicó El Mundo, su divorcio comenzó como algo amistoso y cordial por el bien de su hijo, Albert, pero la fortuna del empresario, valorada en 750 millones de euros y de la que ella reclamó al menos 100 millones, enturbió la situación. Finalmente llegaron a un acuerdo aunque su relación acabó con la policía de por medio: él aseguró que fue "gravemente intimidado por los guardaespaldas de su ex mujer" cuando fue a recoger sus enseres al domicilio familiar mientras que el entorno de la empresaria afirma que Friedhland no tenía autorización para entrar en la casa, por lo que fue "un allanamiento de morada".

Richard y Alejandra se conocieron en el hotel Villa Treville, situado en la Costa Amalfitana (Italia), en el verano de 2014. El lugar, antiguo refugio del director de cine Franco Zeffirelli en Positano, era perfecto. Richard acababa de divorciarse de la actriz Carey Lowell, estrella de la serie de televisión Ley y Orden. La gallega se estaba separando del magnate minero estadounidense Govind Friedland. El director de orquesta Leonard Bernstein, la cantante de ópera Maria Callas o Elizabeth Taylor cococían ese paraíso. Alejandra Silva gestionaba el hotel propiedad de su ex marido. Ellos mismos afirmaron que sus "karmas se atrajeron en cuanto se vieron" y desde entonces comparten no sólo intimidad sino también labores benéficas y filosofía de vida: ella se ha convertido al budismo, religión que él practica desde hace varios años.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias







Comentarios 4

#1
14-04-2018 / 15:02
Leo
Puntuación 1   A Favor   En Contra

otro despechado

#2
14-04-2018 / 18:59
cualquiera
Puntuación 1   A Favor   En Contra

El titular no puede más rancio...

#3
14-04-2018 / 22:50
mr. z
Puntuación 8   A Favor   En Contra

100 millones por tirarse a una pedorra una vez al mes...hay que ser imbécil

#4
15-04-2018 / 04:34
pozi
Puntuación 1   A Favor   En Contra

Ah, les putes. El problema es que hay que pagarlas.