elEconomista.es

El Rey Felipe VI, a doña Letizia: "¿Cuál es el problema? Por favor, déjalo"

11/04/2018 - 15:36

Donde las revistas dijeron la semana pasada "armonía familiar" o "más unidos que nunca", hablando de la Familia Real en la misa de Palma (llegaban al kiosko unas horas después de que el vídeo del rifirrafe diera la vuelta al mundo, pero ocurrió con las ediciones ya cerradas), esta semana cuentan que las reinas firman la paz (Diez Minutos), los detalles secretos de la relación entre las reinas (Lecturas), Letizia rectifica (Semana), y La reina Letizia, en su peor crisis  (Hola).

Hola

La revista da una lección de cómo hacer hacer periodismo rosa sin rendir pleitesía cortesana y ofrece todos los puntos de vista sobre el desencuentro de la catedral, repasa las opiniones de personajes conocidos, que no ahorran sus críticas a Letizia, y no tiene pelos en la lengua para describir el asombroso comportamiento de la reina y su falta de consideración con la Emérita.

Hola desvela las palabras hasta ahora desconocidas que el rey Felipe dirige a su esposa y a su madre: "¿Cuál es el problema? Por favor, déjalo ya", le pide a Letizia. Para después dirigirse a su madre también: "Déjalo ya". Hola también desmiente el almuerzo familiar en Marivent del que informaban fuentes del palacio de la Zarzuela, que por cierto no tuvo lugar, aunque la revista desvela que don Felipe y su padre hablaron de la escenita antes de regresar a Madrid y que el rey emérito ya dio su opinión sobre el incidente en la propia catedral. Y nosotros añadimos que don Juan Carlos, a juzgar por su gesto de asombro y preocupación por lo que estaba viendo, vio venir el huracán. Más sabe el Diablo...

La revista tampoco ahorra una reflexión sobre Leonor, la hasta ahora dulce princesa, que le da dos manotazos a la disciplina que su madre le impone. La forzosa escenificación del (supuesto) perdón público de Letizia a doña Sofía no consigue hacernos olvidar la bochornosa secuencia de la catedral. El guión, dictado posiblemente por la propia Letizia, no sólo no ha convencido, por el contrario: parece una tomadura de pelo a la inteligencia ciudadana. "¿Sobrevivirá Letizia este aluvión de críticas y mala imagen?", se pregunta el semanario, nada sospechoso de ser contrario a la monarquía. Hola concluye: "La opinión pública ha trasmitido que algo falla y que espera cambios". Pide cambios en la comunicación de la Familia Real, menos secretitos de vacaciones misteriosas, más cercanía y naturalidad, y más visibilidad de las hijas de los reyes.

Hablando de realeza, impagable imagen del príncipe de Gales en Australia engalanado con una corona de plumas junto a un aborigen en la misma tesitura que, por cierto, parece dispuesto (el aborigen) a embestir por detrás al heredero del imperio británico, quien no demuestra ningún disgusto por experimentar esta posible opción de relaciones con sus súbditos. El día que veamos a uno de nuestros miembros, o miembras, de la Familia Real de semejante guisa, creeremos por fin que la monarquía tiene sentido.

Hola confirma la exclusiva adelantada el lunes a primera hora por Informalia y recogida también por otras publicaciones (¡Citad, chicos, citad, que luego no os gusta que a vosotros no se os cite!): Elena Tablada se casa en Cuba a finales de año con Javier Ungría. 

Isabel Pantoja bailando reggaetón y de marcha en una discoteca sevillana hasta las cinco de la mañana podría haber merecido portada y reportaje si no fuera por el encontronazo real. Pantoja dejó su encierro en Cantora para asistir al primer concierto de su hijo Kiko, aunque no se limitó a escuchar o aplaudir. Lo suyo fue interactivo y se convirtió en una abuelita yé-yé.

Lecturas

Las versiones de las periodistas Mariángel Alcázar y Pilar Eyre sobre el duelo de reinas son incompatibles en el fondo y en la forma. Alcázar, cronista de la Casa Real en La Vanguardia, templa gaitas y se limita a exponer lo que se ha contado ya mil veces, justificando en cierto modo la rigidez disciplinaria de Letizia con sus hijas frente a la tolerancia de su abuela. Como si doña Sofía fuera una descerebrada cuya compañía caótica perjudica a sus nietas frente a la obediencia de las normas maternas que acata la otra abuela. Muy distinta es la información de Pilar Eyre, quien hace tiempo ya desveló las quejas de doña Sofía porque Letizia no le dejaba ver a sus nietas. También cuenta Eyre la advertencia de Letizia a don Felipe: "No seré una sufridora como tu madre, a la mínima, me largo". En cuanto a pronunciamientos a favor y en contra doña Sofía versus Letizia, Jorge Javier se decanta por Letizia, obnubilado quizá desde el día en que la reina visitó Telecinco y saludó al icono de la telebasura, despreciado por la parte seria del mundo periodístico, tipo Carles Francino, a la que perteneció la Letizia Ortiz periodista. Eso se llama síndrome de Estocolmo: el de Badalona está secuestrado por el encanto de Letizia en las distancias cortas o tal vez espera sembrar para que cuenten con él y le lleven a comidas privadas como a Ana Rosa Quintana, donde todo es off the record.

Rocío Flores Carrasco, Ro para entendernos, al parecer estudiante de Sicología, es víctima directa del drama familiar que enfrenta a sus padres. Ro aparece consolada por Manuel su novio y, según cuenta Lecturas, muy cercana a Raquel Mosquera, a quien manda mensajes de apoyo mientras la peluquera sufre en la isla de los supervivientes. En la foto de Mosquera en los cayos hondureños no nos queda claro si en el escote de su bañador lleva dos cocos disimulados para comérselos en un ataque de hambre o si viene así de serie. Observen.

También hay un cierto desfase entre la delgadez de Alejandra Rubio Borrego y su pecho, de tamaño desproporcionado con el resto del cuerpo. Como sus labios, que no eran así de sensuales cuando la veíamos en persona desde que era niña. ¿Habrá pasado ya por el cirujano? Después de enterarnos por Hola de que Leonor se maquilla a sus 12 años, ya no nos extraña nada.

Por fin vemos al novio de Elena Furiase bajo el mismo techo que la hija de Lolita, aunque sigue faltando la foto de los futuros papás juntos cara al objetivo de la cámara. ¿Se están reservando para la exclusiva en la que tanto confiaban, estropeada por la filtración de la noticia del embarazo? En una de las fotos del reportaje aparece bien visible Lola Orellana, la hija que Rosario Flores tuvo con aquel chico argentino que pasó a mejor gloria. Espectacular belleza la de esta chica que estudió en Londres y trabaja detrás de las cámaras. O sea, que es seria y no vive de vender su vida.

Semana

Belén Esteban ataca de nuevo. Si durante años se dedicó a exprimir económicamente su historia con Jesulín, ahora es su victoria judicial sobre Toño Sanchís lo que exprime cada día y en cada ocasión que se le presenta. Esteban amenaza con sacar a subasta la casa donde vive Toño con su mujer y sus cuatro hijos y dejar a su ex mánager y familia en la calle. Adelante Belén, así tendrás para unos cuantos polisdeluxe más y para aumentar tus ahorritos.

A Norma Duval le gusta decir su edad: 62 estupendas primaveras, siempre optimista frente a sus adversidades que son y han sido muchas. En la entrevista a Semana Norma confirma la noticia adelantada por Informalia de que vuelve al teatro de la mano del productor Enrique Cornejo con la obra La zorra y el escorpión, una vuelta a los escenarios que interpretamos como que esa boda con Matthias Kühn se aleja de sus planes.

Bajo el agua y con traje de submarinista, Alberto de Mónaco más parece una ballena que un príncipe reinante. En una de las fotos, y con las gafas de bucear, le hemos confundido con Rappel pero no: es el hijo de Grace Kelly, aunque siempre nos queda la duda de que en el nido de los recién nacidos le cambiaron de cuna.

Diez Minutos

La visita a Estados Unidos de Lequio, Ana Obregón y su hijo Alex, además de la novia del joven empresario, es una noticia que no tiene buena pinta. Aparecen fotografiados entrando en una una clínica especializada en cáncer. Con poco más de un cuarto de siglo, el chico tiene fuerza para superar cualquier enfermedad.

Chabelita Pantoja, sus divorcios express y bodas exóticas nos tienen un poco hartos, aunque más harta debe estar su madre con esta chica y su historia interminable, repetitiva y quizá periodísticamente suicida. Puede que haya mitómanos dispuestos a comprar la casa de J.J. Vázquez, una mansión cuya decoración se nos antoja algo anticuada tirando a horterilla, muy de las casas de aquellas películas españolas de los 60 y 70, con piano de cola y barra americana.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias







Comentarios 1

#1
14-04-2018 / 12:16
Rodolfo Dietrich
Puntuación -2   A Favor   En Contra

¿Como es posible que pierdan el tiempo en semejante cholulismo? Por favor, hay cosas importantes para analizar!


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.