elEconomista.es

Letizia besará a Casillas, restaurará el Ecce Homo, se bañará en Palomares, posará con las hijas de Zapatero y abrazará a la suegra

5/04/2018 - 19:35

La Reina de España hará lo que sea necesario para recuperar su imagen. Ése es el objetivo. Su suegra, también. Las consecuencias del célebre rifirrafe entre Letizia y doña Sofía pueden quedarse en nada. Pero las escenas que nos han inundado estos días se incluirán para siempre en el álbum social de la historia grotesca de la España reciente junto a momentos como el Ecce Homo de Borja, las hijas góticas de Zapatero con los Obama, el León come Gamba de Master Chef, el ¡¡por qué no te callas!! de don Juan Carlos a Maduro, la detención y entrada en el coche de Rodrigo Rato, con un agente pasándole la mano por el cogote, el pene de Emilio Butragueño en pleno partido o el beso de Iker y Sara Carbonero en Sudáfrica, la tocada de pelotas de Michel a Valderrama, o Fraga en Palomares, entre otros muchos. Sumemos a Letizia y su suegra, enfrentadas en público, con Leonor de por medio.

El problema de tan variopintos instantes inolvidables y otros muchos de esta índole es que el protagonista de la noticia pasa a ser objeto de befa y mofa de por vida, aunque una vez superado el paroxismo informativo inicial, la intensidad vaya disminuyendo. Da igual que se trate de una anciana maña, aprendiz de pintora, que con más ilusión que osadía pretendía restaurar una obra de arte. Da igual que sea el jefe del Estado, el mismísimo don Juan Carlos, mandando callar al energúmeno venezolano, que en gloria esté. Da igual que sea el ex vicepresidente del Gobierno. Da igual que sea la Reina.

Cuando se cruza ese umbral de popularidad enloquecida durante varios días, el personaje se incorpora para bien o para mal al chiste inevitable. Ese hecho humorístico-mediático, si hablamos de un concursante de Master Chef que ha tenido la poca vergüenza de cocinar un engendro, se queda en anécdota.

Pero si eres la mujer del jefe del Estado, y perteneces a una institución como es la Corona, y eres ya habitualmente el centro de todas las miradas, las alabanzas y las críticas, puede ser un problema. Porque se pierde el respeto. Que cuatro papanatas mal contadas hayan abucheado a la Reina Letizia a la salida de su primer acto público tras el lío con la suegra real no debería tener mayor importancia. Pero que lo graben las cámaras y lo recojamos todos los medios genera un efecto multiplicador que influye en la imagen de la Familia Real.

Y luego, a diferencia de lo que acontecía cuando Fraga se bañó en Palomares, está la cuestión de la libertad de prensa y sobre todo las redes. Ahí los abucheos se multiplican por miles, por cientos de miles...

La labor ahora del aparato que vela por la salud y buena imagen de la monarquía española, en este momento tan delicado, consiste en restablecer la calma, en recomponer la imagen, a veces tan complicado, como en el caso de Rodrigo Rato, por ejemplo. Deberán hacernos comprender a los súbditos del hijo de doña Sofía, del marido de doña Letizia, que todo va bien. Que no pasa nada.

Cuentan con buenos profesionales para llevar a cabo esa tarea, y con buenos medios. La Casa del Rey disfruta ya de los nuevos presupuestos (si se aprueban), que incluyen para la familia de sangre azul unos 'sueldos' del nivel precrisis... Que los gestionen bien. Mientras tanto, y aprovechando que aún no hay censura contra Letizia, y podemos seguir tomando nota de los chistes que ponen humor en algo tan dramático como que una abuela sea tratada así por una nieta, o que una madre impida a una abuela hacerse fotos con sus nietas.

Dicen algunos tuits cosas como que "cuando tengamos República, habría que hacerle un homenaje a Letizia por su labor". No llegará la sangre al río, pero unas risas...


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias







Comentarios 6

#1
05-04-2018 / 21:28
ASCO
Puntuación 4   A Favor   En Contra

HACE FALTA TENER ESTÓMAGO PARA METERSE EN LA CAMA CON LA MUJER DEL ZAPATOS

PUAJJJ

#2
06-04-2018 / 14:56
Puntuación 22   A Favor   En Contra

Que se vaya preparando Letizia lo que la espera a partir de ahora......

#3
06-04-2018 / 21:09
palma
Puntuación 12   A Favor   En Contra

La catedral de Palma será para Leti lo que fue para Juan Carlos el elefante.

#4
07-04-2018 / 03:30
Peka
Puntuación 2   A Favor   En Contra

En engañar, y en preparar campañas de imagen, a la familia, no le gana nadie.

Esperemos que no seamos tan tontos, que no nos dejemos engañar, y que nos quitemos a todos estos inútiles innecesarios, cuanto antes y de una buena vez, que ya es hora.

#5
07-04-2018 / 08:42
RG
Puntuación 4   A Favor   En Contra

La monarquía será como el comunismo: se resmorronará SÓLO !.

#6
08-04-2018 / 02:14
imposible
Puntuación 1   A Favor   En Contra

Lavar la imagen de Leti?, Imposible, toda España le hemos visto su cara oculta.


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.