elEconomista.es

Mario Casas y Blanca Suárez se escapan juntos fuera de Madrid el Domingo de Ramos

26/03/2018 - 12:57

Un reportero de Informalia se encontró este domingo a Blanca Suárez y al protagonista de Toro comiendo en un restaurante de Arévalo (Ávila), a hora y media de la capital. Después de que hace días les pillaran saliendo juntos de la casa de la actriz tras una noche loca de discoteca, negaron que lo suyo fuera más que amistad. "La quiero mucho", decía Casas sobre la actriz.

La semana pasada el actor se besaba con otra dentro de su coche en pleno centro de Madrid, imágenes que fueron captadas por los paparazzi, lo cual en principio descartaba que estuviera con la ex de Joel Bosqued. Pero este domingo, cuando nos los encontramos comiendo juntos en Arévalo, empezamos a pensar que si son amigos, son muy buenos amigos porque se escapan juntos y solos más de lo que imaginaban algunos.

Eligieron para celebrar el Domingo de Ramos el asador Siboney, regentado por Javier Rodríguez, y considerado el mejor o uno de los mejores de la famosa localidad abulense. Allí cuecen los cochinillos y lechazos en su horno tradicional El asador se ubica en un antiguo palacete colonial propiedad de una familia cubana. Si bien la carta no es muy extensa el lechazo triunfa la mayoría de las veces. En los entrantes encontramos desde sopa de cocido o castellana a Judías Blancas del Barco con Chorizo. También sirven ensaladas, cogollos de Tudela con Ventresca o Pimientos del Piquillo con tomate Natural. Sus anchoas y boquerones de Santoña cuentan también con buenas críticas. Dicen que e casi obligado probar como su morcilla de Burgos.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.