elEconomista.es

La duquesa de Suárez luce anillo de compromiso en el homenaje a su abuelo, a un mes de su boda

23/03/2018 - 15:39

A solo cuatro semanas de pasar por el altar, a ninguna novia le sobra tiempo para organizar su boda, pero la hija de la fallecida Mariám Suárez y del economista Fernando Romero, nieta del primer presidente del Gobierno de la Democracia, ha encontrado un hueco para asistir este viernes a un homenaje dedicado a su abuelo, en el cuarto aniversario de su muerte. Alejandra Romero, que se casa el mes que viene, acudió al acto junto a su hermano menor Fernando y su padre, el que fuera yerno de Adolfo Suárez, luciendo un llamativo y precioso anillo de compromiso (en la foto). Es una de las escasas apariciones públicas de la duquesa de Suárez, título nobiliario que el Rey Juan Carlos concedió al protagonista de la Transición.

En el homenaje, organizado por la Asociación para la Defensa de los Valores de la Transición, intervino Felipe González, que acudió con su mujer Mar García Vaquero, quien siguió con gran atención el discurso de su marido.

Se da la circunstancia de que estamos a menos de un mes de la boda de Alejandra quien, a sus 27 años, se casa con Pedro Armas, antiguo compañero de su colegio Nuestra Señora del Recuerdo, los Jesuitas.

Don Juan Carlos otorgó a Suárez el título de duque en 1981 con el ánimo de premiar su "abnegación, tacto y prudencia al servicio de la reconciliación de todos los españoles como presidente del Gobierno". El honor se hace extensivo a sus herederos legítimos y la Ley de Igualdad para la Sucesión de Títulos Nobiliarios de 2006, que derogó la prevalencia del varón sobre la mujer, hizo que fuera la hija mayor del expresidente quien recibiera el ducado. Tras su fallecimiento el privilegio pasó a Alejandra, su primogénita.

La nieta de Adolfo Suárez tiene tres años más que su hermano Fernando, también presente en el acto de homenaje a su abuelo, es licenciada en Derecho y Empresariales por Icade, habla francés e inglés y trabaja como abogada en el despacho Herbert Smith. Su futuro marido, en esta foto, es licenciando en Derecho y ADE por la misma universidad. 

La nieta del ex presidente Adolfo Suárez se dará el "sí, quiero" el próximo 21 de abril con Pedro después de un año de noviazgo. Para lucir radiante en su gran día, Romero se ha puesto en manos de su amigo y diseñador Jorge Acuña, quien confeccionará su vestido de novia.

Será su padre, el economista Fernando Romero, presente en el acto de este viernes (en la imagen junto a sus hijos) quien ejercerá de padrino en una ceremonia en la que Mariam Suárez sin duda estará muy presente. La hija del presidente falleció en 2004 tras once años de lucha contra el cáncer. 

Alejandra y Pedro se conocieron cuando apenas eran unos críos. Tras pasar años separados, donde perdieron el contacto, el destino los volvió a unir hace poco más de un año, y pronto se dieron cuenta que lo suyo era más que una amistad. Ahora, ambos están felices por su próxima boda en la que sellarán su amor para siempre. 

Cabe recordar que Romero estuvo saliendo con el letrado Álvaro López-Cotelo, con el que mantuvo un relación de más de cinco años. 


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.