elEconomista.es

Bibiana Fernández: "Si multan a un albañil por decirme un piropo, yo se lo pago"

15/02/2018 - 18:29

La actriz, conocida por hablar sin pelos en la lengua, ha concedido una entrevista a corazón abierto en la que ha dado su opinión sobre el movimiento #Metoo, se ha referido a su transexualidad y ha recordado los problemas con Hacienda que le llevaron a vender su casa a sus amigos, Mario Vaquerizo y Alaska.

"Estoy en una edad próxima a la jubilación y tengo que empezar de cero. Hacienda me lo ha quitado todo y no me parece mal, es lo que hay. Así que vuelta a empezar. Sólo me queda hacer gasolineras por las noches y cogerme un par de casas para planchar. Luego quieren que no tome pastillas...", ha manifestado Bibiana Fernández (64) a El Mundo.

La actriz también ha opinado sobre el movimiento #MeToo y las repercusiones que está teniendo: ¿Cómo no voy a defender que la mujer tenga derecho a decir que no? Pero entre eso y que quieran multar a la gente por decir un piropo... Mira, yo paso la prueba del andamio y, cuando voy por la calle, aún me caen piropos. Y si a ese hombre le ponen una multa, se la tengo que pagar yo por el subidón que me ha regalado. La grosería me molesta, pero eso no significa que nos convirtamos en asexuados. Se está demonizando el deseo y, si se acaba la seducción, se acaba la vida. Es un puritanismo absurdo, es escandalizarse por hobby".

Recuerdo de una noche entre amigos @latemotivcero con @alaskaoficial y #rodolfochiquilicuatre arte ??

Una publicación compartida de Bibiana Fernandez (@thedevilisawoman) el

Además, Bibiana ha afirmado que, aunque en el pasado dijo que se podía vivir muy bien sin sexo, ahora su opinión ha cambiado: "Lo dije en una época de mi vida que fui católica, pero no practicante (...) Pero que con sexo se vive mejor, es evidente. Mira, yo fui a Cuba y me enamoré de Asdrúbal en contra de mi voluntad, porque yo siempre he pensado que hay que follar cerca de casa, a poder ser en tu misma calle. Pero pasó. El caso es que en La Habana me encantó que, desde los niños de 8 años hasta los ancianos de 80, todos te miran como hombres. No ocultan una parte de instinto animal que la sociedad actual quiere borrar".

Otro de los asuntos de los que hablado Fernández ha sido de la transexualidad, palabra que no la gusta: "Es una palabra que usa la sociedad para etiquetarte, pero que no se corresponde con tu realidad. Soy una mujer, no una mujer transexual, como si fuera un sidecar", ha confesado.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0