elEconomista.es

Beatriz Rico confiesa ser adicta a unas pastillas para inflar los músculos

14/02/2018 - 13:16

La actriz ha sorprendido a todos sus seguidores en Twitter desvelando el infierno que sufre desde hace casi ocho años: "Hace unos meses comencé a consumir creatina, que te hincha el músculo con agua, es algo estético. Lo combinaba hasta hoy con batidos de proteínas y BCAA para rendir más. Lo malo de obsesionarte es que no razonas".

Así comenzó la pesadilla de Beatriz Rico (47). La actriz ha confesado que quería lucir un bonito y tonificado cuerpo, para lo que recurrió a unas pastillas habituales en los gimnasios y que, si se toman correctamente, no son dañinas. En su caso, tal y como ella misma afirma, se le fue de las manos: "Hace varias semanas empecé a notar que engordaba. Dos tallas más de pantalón, un abdomen que no reconocía. Qué hice? Dieta salvaje. Cenar infusiones. Comprar píldoras que te sacian de fibra. Cada vez más débil, cada vez más 'gorda'. Cada vez pasando más hambre. No entendía nada. Eso sí, sufría y no se lo contaba a nadie", ha contado en Twitter.

Afortunadamente, hace unos días abrió los ojos: "Miré mi bolsa de deporte cargada de pildoritas y polvos solubles milagrosos. Fui a ver al médico deportivo. La creatina te hincha artificialmente el músculo de agua. Todo nuestro cuerpo está formado por músculo, ergo... lo que haces es retener agua, inflarte. Hoy ha sido mi último día como adicta a la creatina. Fin del infierno. Quiero mi músculo natural, bonito. Quiero poder mirarme la tripa y no tener que contener la respiración avergonzada por unos michelines que al final no eran tal", ha añadido.

La intérprete, que lleva dos años casada con el policía Rubén Ramírez, ha reflexionado: "Cualquier adicción es un desastre; no hay adicciones inocentes. Vivid el deporte de manera sana, es el único modo de disfrutar".

La confesión de Beatriz ha recibido numerosos mensajes de apoyo pero también quejas por parte de otros consumidores que no están de acuerdo con su mensaje. Ella ha querido aclararlo: " "La creatina no crea adicción física, pero una adicción puede ser psicológica y muy peligrosa, como la ludopatía. Yo tomaba tres veces la cantidad diaria adecuada para alguien con mi peso. Eso fue lo que llevó a mi cuerpo a hincharse. Y yo lo que hacía era dejar de comer para perder peso. No comía nada desde las 15 horas hasta la mañana del día siguiente, sólo líquidos. Muy loco todo".


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.