elEconomista.es

San Valentín sangriento: 10 parejas cuya tensión se puede cortar con un cuchillo

13/02/2018 - 19:49

Del amor al odio solo hay un paso o eso parece. Llega San Valentín y con él bombones, flores, regalos y declaraciones de amor eterno que no siempre se acaban cumpliendo. Y es que en un día como hoy, también hay que acordarse de que la pasión no dura siempre y el romanticismo hay que regarlo como a las plantas. Como ejemplo tenemos 10 parejas que hace un año celebraban este día pero que hoy como mucho celebrarán el miércoles de ceniza.

Paula Echevarría y David Bustamante

Parecían la pareja perfecta, de esas irrompibles. Sin embargo, hace un año el amor se acabó y aunque han sido doce meses de incógnitas, su divorcio es definitivo. Paula Echevarría ya ha pasado página con el futbolista Miguel Torres, mientras que el cántabro ha cancelado hasta tres conciertos, el último, el pasado fin de semana por motivos de salud. De su matrimonio les queda lo mejor: su hija Daniella, y diez años de amor llenos de recuerdos.

Alejandro Amenábar y David Blanco

Son ricos y famosos pero eso no les libra de las infidelidades. Y las descubren como el resto de los motales: por WhatsApp. El director de Los Otros rompió su matrimonio después de pillar a través de esta aplicación a su marido en un escarceo con un amigo común. El engaño hasta el momento no ha sido perdonado y ha acabado con siete años de amor.

Jorge Javier Vázquez y Paco

El presentador confirmó su ruptura en su blog. "Por ahora no estoy capacitado para compartir lo que me sucede pero no voy a negar la evidencia". Ahora trata de recomponer su vida tras volver a la soltería después de una década de relación, aunque no descarta una posible reconciliación: "Ya ha pasado varias veces y hemos vuelto... No sé". El tiempo dirá, aunque este San Valentín no es probable que reciba rosas rojas. ¿O si?

Blanca Suárez y Joel Bosqued

Después de más de dos años de relación, su noviazgo ha llegado al final. Los rumores ruptura llegaron cuando el actor dejó de seguir en Instagram a si chica. La actriz por su parte sí mantiene a Joel en nómina, o sea en su red social, y sigue promocionando la marca de ropa de su suegra. Donde hubo fuego...

Jesé Rodríguez y Aurah Ruiz

La extronista y el futbolista han protagonizado una relación llena de altibajos y aunque no es la primera vez que rompen, sí tiene pinta de ser la definitiva. Después de numerosos enfrentamientos públicos, el jugador del Stoke City anunció hace 15 días a través de un comunicado oficial su separación, lo que no sentó nada bien a la madre de su último hijo, que se mostró muy enfadada ya que se enteró por Twitter: "No pidas que me respeten a mí y a tu hijo cuando eres el primero que nos has faltado el respeto", escribió Aurah. Además, las últimas informaciones apuntan a que su separación se debe a que Jesé ha decidido retomar la relación con su primera novia formal, y madre de sus dos hijos mayores.

Isa Pantoja y Alejandro Albalá

A mediados de septiembre Chabelita anunció que terminaba con Alejandro por séptima vez debido a la negativa del azafato a contribuir a los gastos comunes. Su versión no concuerda con la de su ex, quien afirmaba días más tarde que fue él quien terminó con la relación porque la hermana de Kiko Rivera le era infiel: "He dejado a Chabelita por sus infidelidades. La prensa sólo supo de tres o cuatro chicos, pero me ha engañado al menos con siete", confesó en Sálvame Deluxe. Eso sí, se casaron, vendieron la exclusiva el mismo día que anunciaban su ruptura y han han encontrado pronto consuelo.  Chabelita ha vuelto con el padre de su hijo, Alberto Isla y Alejandro mantiene una relación con la exconcursante de Gran Hermano 16, Sofía Suescun.

Malú y Gonzalo Miró

Hace cinco meses salió la noticia de que la relación entre el hijo de la directora Pilar  Miró y la cantante, con la que había salido durante tres años, llegaba a su fin. Fue la cantante quien decidió romper el noviazgo, dejando al que había sido su pareja devastado. El dolor le duró poco tiempo y ya hay imágenes de Gonzalo en actitud cariñosa con una joven muy atractiva.

Pablo Iglesias e Irene Montero

Como si de un amor veraniego se tratase, la relación de casi tres años que mantenían el líder de Podemos y su mano derecha se agotó cuando el estío agonizaba, a principios de septiembre. Dos meses después los protagonistas del romance seguían negando su ruptura pero los hechos hablaron e Irene comenzó una nueva vida en el céntrico barrio madrileño de Lavapiés, una prueba más de que mezclar amor y trabajo conlleva riesgos. Y si no que se lo pregunten a Tania Sánchez, otro amor de Iglesias que pertenece al pasado.

Toñi Moreno y María Casado

Decimos de no mezclar eso de amor y trabajo, pero el roce hace el cariño y en septiembre de 2016,  cuando se filtró la noticia de que las dos periodistas eran pareja, habían cruzado miradas y tal vez sonrisas en los pasillos en TVE. La salida del armario de María Casado y Toñi Moreno fue forzada por algún medio y aunque ninguna de las dos quiso decir nada, su entorno si puso el acento en que se había invadido su vida privada. Curiosamente, ambas presentan programas de cotilleo... La cuestión es que Sal Valentín les abandonó: su relación apenas duró un año.

Gustavo González y su mujer Toñi

Llevaban juntos más de 30 años y tenían cuatro hijos en común. Él mismo fue el encargado de confirmar la noticia el pasado diciembre: "Nos llevamos bien y la voy a querer siempre", aseguró el reportero antes de que se conociera que le había sido infiel a su mujer con María Lapiedra. La vida paralela que Gustavo mantuvo con la ex actriz porno durante ocho años ha provocado el enfado de Toñi que, harta de que se hable de ella en platós de televisión, rechaza ofertas millonarias por comparecer en un plató a dar su versión. Ella ejerce su profesión de maestra en un importante colegio privado de Madrid en el que, por cierto, estudia alguno de sus hijos, de los hijos de Gustavo.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.