elEconomista.es

Alberto Palatchi niega que se haya comprado un casoplón en Gavà Mar

13/02/2018 - 10:01

Hace apenas dos semanas, Informalia contó en exclusiva que el ex presidente de Pronovias se había comprado un lujoso ático de 14 millones de euros en Madrid. Días más tarde, La Vanguardia publicaba que Alberto Palatchi (68) se había convertido en protagonista de nuevo de un movimiento inmobiliario, una casa en Gavà Mar, en la provincia de Barcelona, por más de 2,2 millones de euros. Ahora el entorno del empresario niega que haya adquirido tal propiedad. 

El rotativo barcelonés hablaba de una mansión en primera línea de playa, parte de la promoción Bonavista Beach, un proyecto residencial de 11 viviendas unifamiliares y cuyos propietarios podrán acceder a ellas este mismo verano. 

Palatchi obtuvo con la venta de Pronovias al fondo británico PC Partners unos 500 millones de euros y un 10 % de participación, debido a una recompra inmediatamente posterior.

Poco antes de vender el gigante nupcial, Alberto Palatchi se separó de Susana Gallardo, una catalana de enorme fortuna, accionista de los laboratorios Almirall, apoderada de varias Sicav, y con otros negocios familiares, y con quien tiene tres hijos.

El ex presidente de Pronovias volvió a encontrar el amor tiempo después en la figura de Mónica Gómez-Cuétara, de 50 años, una guapa estilista y antes personal shopper, hermana de Silvia Gómez Cuétara, viuda de Luis García Cereceda, con la que también ha roto, según aseguraba El Confidencial. Sí es cierto que Palatchi es el comprador del fabuloso ático situado en la Milla de Oro madrileña, en Lagasga 99, tal y como informó este portal. 


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.