elEconomista.es

Así gasta Alberto Palatchi lo que sacó con la venta de Pronovias: se compra un ático de 800 metros y 14 millones de euros en Madrid

1/02/2018 - 9:51

El ático más caro de Madrid en el edificio llamado Lagasca 99, diseñado por el arquitecto Rafael de la Hoz, se ha vendido en 14 millones de euros sin que hasta el momento haya sido confirmado el nombre del afortunado propietario.

Se ha hablado de que podría tratarse de uno de esos millonarios venezolanos o colombianos que están invirtiendo en Madrid, comprando las mejores casas y hasta edificios enteros, sobre todo en la Milla de Oro del madrileño barrio de Salamanca.

Pero según han comentado fuentes del mundo inmobiliario a Informalia, el comprador de esos 700 metros cuadrados, piscina privada con vistas y garaje para cinco coches, podría ser un español, catalán concretamente y, hasta julio de 2017, propietario del imperio de moda nupcial más importante el mundo.

Hablamos de Alberto Palatchi, el emprendedor que convirtió la modesta empresa de telas y encajes de su padre, un inmigrante turco de origen judío, en un próspero negocio de prestigio internacional.

El divorcio a finales de 2016 de Alberto Palatchi y Susana Gallardo, una catalana de enorme fortuna, accionista de los laboratorios Almirall, apoderada de varias Sicav, y con otros negocios familiares, sorprendió a la alta sociedad barcelonesa. Llevaban casados muchos años, tienen tres hijos, y pocos sospechaban de la crisis el matrimonio.

Unos meses más tarde, Pronovias se vendía al fondo británico PC Partners por unos 500 millones de euros y poco después Alberto Palatchi, de 68 años, encontraba de nuevo el amor en Mónica Gómez-Cuétara, de 50 años, una guapa estilista y antes personal shopper, hermana de Silvia Gómez Cuétara, la viuda de Luis García Cereceda el genio inmobiliario que creó la exclusiva urbanización La Finca, donde residen desde Cristiano Ronaldo, Borja Thyssen o Luis Alfonso de Borbón.

Alberto Palatchi y Mónica se conocieron hace ahora un año en una cena. Como asesora de imagen viaja a menudo pero pasa tanto tiempo como puede en españa. Entre los cientes de Mónica están o han estado Telefónica, Repsol o Universal Music, la empresa del chico de Eugenia Martínez de Irujo. 

En su nueva vida, enamorado y feliz, Alberto Palatchi parece que quiere disfrutar de una residencia en Madrid y ha elegido la mejor y la más lujosa. El apartamento de Palatchi, cuyo metro cuadrado se ha pagado a 16.800 euros, es uno de los áticos del imponente edificio rebautizado como Lagasca 99, antes conocido como Juan Bravo 31. Tiene piscina cubierta en el bajo, otra en el solárium, salas de visitas y azotea con panorámica espectacular. El proyecto será un icono arquitectónico donde vivirán inquilinos de altísimo nivel económico, algunos de multimillonarios de origen latino. Sus propietarios pueden disfrutarlo a partir de agosto de este 2018, fecha de la entrega de llaves.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 1

#1
01-02-2018 / 15:01
Feo feo
Puntuación 5   A Favor   En Contra

El edificio más feo y frío de España; tipo de edificio que solo gusta a arquitectos, pero que hace desgraciados a sus habitantes.


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.