elEconomista.es

El monumental enfado de Esther Arroyo con Alonso Caparrós

7/12/2017 - 12:18

La actriz ha enviado un durísimo mensaje al presentador después de que éste desvelara que tuvieron un affair en el pasado. Él no entiende la actitud de su ex: "Me mandó un mensaje muy correcto pero muy duro, quiero pedirle disculpas públicamente, aunque no estoy de acuerdo con este enfado tan gordo".

Todo sucedió hace unos días, cuando Alonso Caparrós (47) acudió al plató de Sálvame para hablar sobre la nula relación que mantiene con su familia y aprovechó para confesar que había tenido una aventura con una mujer despampanante que le dejó huella. "Salimos de juerga una noche y en un determinado momento mi amigo me dijo, dice que vayas. Y fue una noche de esas que las sábanas se te meten por el recto", contó ante la sorpresa de los colaboradores. Él no quiso desvelar el nombre de la mujer antes de tener su permiso para hacerlo público pero a Kiko Hernández se le escapó: "Déjame el teléfono de Esther Arroyo que la llamo yo".

La confesión no le ha hecho ninguna gracia a la actriz, de 49 años, que envió un mensaje a Alonso, tal y como él ha desvelado este miércoles: "Está muy enfada y con razón, yo tenía que respetar la situación actual de cada uno. Me envió un mensaje muy duro y quiero pedirle disculpas públicamente, aunque no estoy de acuerdo con este enfado tan gordo", confesó Caparrós.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 1

#1
07-12-2017 / 22:57
pizpireta
Puntuación -2   A Favor   En Contra

pues mira que bien. Esta estafadora, ya se puede hacer un deluxe


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.