elEconomista.es

Ana Boyer y Fernando Verdasco ya están casados, según Paloma Barrientos

7/12/2017 - 9:51

Sólo faltan 24 horas para que la hija de Isabel Preysler le dé el "sí, quiero" al tenista en una misteriosa isla a la que se han trasladado ya más de 100 invitados. Aunque hay quien asegura que todo esto podría no ser más que un paripé para cobrar la deseada exclusiva, pues Ana Boyer (27) y Fernando Verdasco (33) podrían llevar casados unos cuantos meses.

Según ha afirmado Paloma Barrientos en el programa radiofónico de Federico Jiménez Losantos, la pareja reside en Doha desde hace más de un año, donde Verdasco ha establecido su domicilio fiscal y se ha convertido en imagen publicitaria de los Emiratos. "Allí es delito vivir bajo el mismo techo si no estás casado. No puedes vivir en Doha si no estás casado y más si eres una persona pública y que, por tanto, eres susceptible de crear ejemplo", ha asegurado la periodista este miércoles. "La boda entre Boyer y Verdasco se ha debido hacer ya en su momento e incluso aquí en España", ha desvelado Barrientos.

Lo cierto es que, con boda formal o sin ella, la hija de Preysler y su novio celebran su amor este viernes acompañados por unos cien invitados, sus familiares y amigos más cercanos. De momento, tanto el lugar como los detalles de la ceremonia es todo un misterio, aunque se baraja la isla Mosquito como escenario idílico para el gran momento. Se sabe que Tamara Falcó será una de las damas de honor y Julio José Iglesias el padrino de Ana. La novia irá vestida por Pronovias, mientras que él llevará un elegante traje de Pedro del Hierro.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.