elEconomista.es

Muere el diseñador tunecino Azzedine Alaïa a los 77 años

18/11/2017 - 19:21

Azzedine Alaïa, en el centro. Imagen: EFE

El diseñador tunecino Azzedine Alaïa, conocido como el "escultor" del cuerpo femenino, ha muerto en París a los 77 años, ha confirmado la Federación Francesa de Alta Costura.

Independiente y poco seguidor de las tendencias, sus diseños se caracterizaban por la atemporalidad y por poner en valor el cuerpo femenino con el invento de prendas como el body o la falda con cremallera por detrás.

"Azzedine Alaïa no cesaba de exaltar la elegancia de la silueta femenina", ha afirmado en un comunicado la ministra francesa de Cultura, Françoise Nyssen. 

Sus creaciones, como una segunda piel, le aseguraron un lugar de honor "en el Olimpo de la alta costura" y su influencia se extiende más allá de las esferas de la moda. Era "un artesano y también un artista", agregó Nyssen.

Mientras que el exministro de Cultura Jack Lang dijo en su perfil de Facebook que Alaïa amaba a las mujeres "y ellas, a cambio, sentían por él una veneración infinita. Era un mago de las tijeras y de la costura".

Desde Estados Unidos, la directora y actriz Ava DuVernay resaltó que era un "diseñador que acogió a las mujeres de color como modelos y musas cuando otros no lo hicieron".

Un ejemplo fue el de Naomi Campbell, a quien el diseñador tomó bajo su protección cuando la modelo tenía solo 16 años y comenzaba su carrera en París.

"Fuiste un verdadero maestro y una de mis grandes inspiraciones", afirmó por su parte la cantante y diseñadora británica Victoria Beckham, que publicó en su cuenta de Twitter una foto de Alaïa junto a uno de sus espectaculares diseños.

También la cantante Rihanna, que ha hecho su incursión como diseñadora de ropa deportiva para la marca Puma, subió a su Instagram una imagen en la que Alaia le besa la cabeza junto a un breve mensaje que dice: "Descanse en paz Azzedine Alaïa. Una gran pérdida para el mundo de la moda".

Y uno de los grandes nombres de la costura, Pierre Cardin, expresó su tristeza por el fallecimiento de Alaïa.

"Se va un costurero de gran talento. Le conocía por su trabajo. Es una noticia muy triste", dijo el veterano diseñador, de 95 años, señaló en declaraciones recogidas por Le Monde.

Alaïa era uno de los pocos de entre los grandes modistos que dominaban todas las etapas de la creación de un modelo, y triunfó especialmente en la capital francesa en las décadas de los ochenta y noventa.

El diseñador, que llegó a París en los años sesenta del pasado siglo, experimentó a lo largo de su carrera con diferentes materiales, desde la malla y el "stretch" al "crêpe" o las pieles.

Alaïa se integró en un primer momento en la 'maison' Dior bajo el paraguas de Yves Saint Laurent, pero, según recordó hoy el diario francés "Le Point", fue despedido cinco días después por carecer de papeles.

El creador prosiguió su formación en Guy Laroche y Thierry Mugler, antes de hacerse con su propia clientela privada en su taller.

Alaïa creó su marca homónima en los ochenta, y tuvo entre sus modelos fetiches a grandes nombres de la moda como la citada Naomi Campbell o Linda Evangelista.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.