elEconomista.es

John Travolta, acusado de abuso sexual por un masajista

8:22 - 15/11/2017

Las acusaciones de acoso sexual y de violaciones en el mundo del cine no paran de crecer. El último a sumarse a la larga lista de actores y productores ha sido John Travolta después de que Radar Online haya destapado un informe policial de hace 17 años en el que es acusado de acoso por un masajista de 21 años.

Los hechos ocurrieron en el Hotel La Quinta en Pal Springs, situado en California, al que el actor acudió al Spa, para un "masaje corporal profundo". El masajista que le denunció afirma que "le preguntó a Travolta en qué área del cuerpo quería que se concentrara más, y Travolta respondió que en las nalgas", se puede leer en el informe policial del año 2000. 

Al parecer, tras un tratamiento de exfoliación corporal, Travolta le dijo que era muy atractivo y que lo había excitado. Pero no todo acabó aquí, ya que el actor le pidió al empleado de 21 años si podía acompañarle a la sauna para no estar solo. Una vez allí, Travolta le metió la mano por debajo de la toalla y le frotó la parte interna del muslo. "Comenzó a frotar las nalgas desnudas del masajista, así como el surco entre ellas", confirma el masajista en el informe.

Tras lo sucedido el empleado quiso retirarse pero el actor le siguió preguntando "si le podía enjabonar la espalda y si le gusta el sexo entre hombres".

En aquel momento, Jonathan Krane, exmanager del actor, le dijo que saliera inmediatamente del hotel y, según el informe, convenció al establecimiento de retirar los cargos por tratarse de un malentendido. Aún así el joven decidió denunciar al actor poco más tarde porque se sentía violado, pero el caso fue "cerrado sin fundamento" y el oficial le aconsejó que hablase con un abogado civil.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.