elEconomista.es

Yola Berrocal desvela sus noches de pasión con Feliciano López y lanza una pulla a Alba

14/11/2017 - 11:02

El tenista vuelve a convertirse en protagonista de las páginas de papel couché después de que Yola Berrocal desvelase en televisión que tuvo un romance en el pasado con él. Según comentó la actriz, entre ellos se desbordaba la pasión y tan solo sus apretadas agendas impidieron que lo suyo llegara a buen puerto.

Corría el año 2002 cuando ambos se conocieron. La conexión fue instantánea, tal y como aseguró Yola en Sálvame Deluxe: "Fue como una atracción y nos gustamos. Nos dimos los teléfonos y el primer día nos dimos un beso y luego ya empezamos con los WhatsApps porque él vivía en Barcelona", confesaba ante la sorpresa de los colaboradores del espacio. Nadie conocía este romance, excepto de Lydia Lozano.

Pese a su gran conexión, lo cierto es que la distancia hizo mella en su idilio y tras disfrutar de veladas en varios hoteles de la geografía española, decidieron romper su incipiente relación. La diferencia de edad, Yola es diez años mayor que Feliciano, tampoco ayudó.

Durante su intervención en el programa, Berrocal también mandó un mensaje a Alba Carrillo, quien dijo que el sexo con Feliciano "no era para tirar cohetes". Ella vivió una realidad bien distinta:"A lo mejor es que entre Alba y él no ha habido química porque lo que está contando no es lo que yo viví. Es una persona que le encantan las mujeres y que es muy apasionado", puntualizó la también bailarina.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 1

#1
14-11-2017 / 16:47
Ccm
Puntuación 1   A Favor   En Contra

Watssap empezó a funcionar en 2009 dudo que en al año 2002 como pone el reportaje se enviarán este tipo de mensajes


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.