elEconomista.es

Antonio Catalán y Purificación García estudian una importante fusión (más bien amorosa)

14/11/2017 - 9:53

Entre las grandes sagas del mundo empresarial se lanzan opas más o menos hostiles, fusiones y acuerdos económicos, pero a veces hay otro tipo de relaciones que unen a dos nombres importantes del mundo financiero. Por ejemplo, el amor.

Hablamos de Ignacio Catalán, de 41 años, hijo de Antonio Catalán, el navarro que creó la cadena hostelera NH y cuando la vendió puso en pie otro imperio del ramo, los hoteles AC, siglas que simbolizan su nombre y apellido. Ella es Soledad Álvarez, Sole para los amigos, la hija de la diseñadora Purificación García, una joven de poco más de 30 años, nacida entre costuras, las creadas por su madre, Puchi para los íntimos y artífice de una de las firmas de la moda española con más éxito en el pret à porter de alto nivel, hoy propiedad de las hermanas de Adolfo Domínguez, aunque Purificación sigue ligada a la marca que lleva su nombre. Sole aprendió muchas cosas en los talleres de su madre, pero hace unos años creó su propia marca, Sayán, una línea de ropa de alto nivel, alabada por estilistas y expertos en moda. En su tienda de Barcelona Sole vende también otras marcas.

Por su parte, Ignacio Catalán, licenciado en Económicas por la Universidad de Navarra, también aprendió mucho del talento de su padre, que de la nada y sólo con esfuerzo se ha convertido en uno de los empresarios más importante del país. Ignacio trabajó con el patriarca pero también en un Banco de Inversión en Londres y después de conocer por dentro y a fondo el mundo de la hostelería, creó su propia empresa, la cadena Toc Hostels que ya cuenta con establecimientos en varias ciudades españolas. Se trata de un nuevo concepto de alojamiento a buen precio, joven y moderno, con zonas comunes de relax, cocina, ordenadores, billar, pantallas gigantes, habitaciones convencionales para una o dos personas, y otras compartidas, con capacidad para dos, tres o más personas, y con el detalle singular de que los huéspedes deben hacerse su propia cama.

Ignacio se ha divorciado recientemente y tiene tres hijas. Sole está soltera. Su relación está empezando pero hay entusiasmo por ambas partes. Hace unos días, Sole asistía en Madrid con su madre, a la gala de los premios de moda de la revista Marie Claire. Ignacio tenía trabajo y reuniones y no pudo acompañarla a la fiesta, pero finalmente llegó, aunque tarde, al Florida Retiro y disfrutó con Soledad de la fiesta hasta la madrugada.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.