elEconomista.es

La Reina vuelve a México: historias y leyendas aztecas de la becaria Letizia

13/11/2017 - 11:59

La primera vez que Letizia viajó a México fue en junio de 1996, con 23 años, la carrera de Periodismo bajo el brazo y ganas de hacer su máster en comunicación social. 20 años años después, en mayo de 2015, regresó como Reina de España, acompañando a su marido en viaje de Estado. Este lunes vuelve, pero sola, al país que tanto ama y en donde vivió experiencias inolvidables. Pero no todas las leyendas que circulan sobre Letizia en México son verdad o completamente ciertas.

Como curiosidad conviene recordar que antes de viajar al país azteca participó en una entrega del programa Rumbo a México de Antena 3 en donde ella misma daba cuenta de su futuro inmediato y decía cosas como ésta: "Me llamo Letizia Ortiz Rocasolano y me voy a Guadalajara a hacer el último curso de la maestría de comunicación social". Allí, para buscarse los garbanzos, fue vendedora de tabaco (promotora en realidad), según demuestran varios testimonios gráficos en los que podemos ver a una joven Letizia ofreciendo cigarrillos y paseando por la plaza del Sol de Guadalajara, vestida con una sudadera de Boots, la tabacalera para la que trabaja. Tras un par de intentos  consiguió algo mejor en el diario Siglo XXI después de que su director, Jorge Zepeda, la conociera en una fiesta. Escribía en el suplemento de ocio Tentaciones y "trabajaba con tanto ahínco que tuve que llamar al editor del suplemento para decirle que el 80% de los artículos estaban firmados por esta mujer", contaba Zepeda cuando se llevó al Premio Planeta hace dos años. Para resolverlo convenció a la redactora española para que algunas de sus noticias llevarán el segundo apellido en lugar del segundo.

Lo anterior es cierto pero también se rumoreó que había vivido una relación con uno de sus  jefes. Sin embargo, no hay ninguna constancia de que sea cierto. Además, en aquel tiempo,  Letizia era novia de Alfonso Guerrero, su profesor de literatura, y se casó con él al poco tiempo de volver de América. 

Las malas lenguas afirmaron también que la actual Reina posó desnuda para el pintor cubano Waldo Saavedra cuando estuvo en México. Es cierto que Letizia conoció en una exposición de arte al artista, como también lo es que quedó asombrado por su belleza. Por eso le pidió que le dejara retratarla. Y lo hizo. Años después, la imagen apareció en el disco del grupo Maná titulado Sueños líquidos. En ella podía verse el que supuestamente era el cuerpo desnudo de Letizia, lo cual, como es lógico, hizo correr ríos de tinta. Sin embargo, la versión más probable es que Letizia solo fue modelo de rostro. Waldo debió inventarse el resto del cuerpo de acuerdo a como él lo imaginó tras conocer en persona a la estudiante de Comunicación. Lo contrario no está verificado. 


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 8

#1
13-11-2017 / 14:13
pepitogrillo123
Puntuación 4   A Favor   En Contra

Hay que ver lo que hace un buen "braguetazo" no la conoce ni la madre que la parió, a Dios gracias para su madre, porque la niña había emprendido una carrera, digamos que poco recomendable, haciendo portadas de discos en toples y dejándose pintar semidesnuda, entre otras experiencias de currículum.

#2
13-11-2017 / 14:39
viva la Reina
Puntuación -1   A Favor   En Contra

lo importante es que sea una buena Reina.

lo demás, ¿de verdad le importa a alguien?

#3
13-11-2017 / 14:55
pepitogrillo
Puntuación 3   A Favor   En Contra

No tenia que ser reina. No tiene logica alguna que una persona sin sangre azul y que va posando en cueros acabe como reina de todos por pegar un braguetazo.

La monarquia esta totalmente obsoleta,no cumple ni sus propias normas pero nos piden al resto que la mantengamos porque si. Su unica razon de ser es la tradicion y por tradicion alguien como Leticia nunca podria haber sido reina.

En resumen que hagan lo que quieran, pero que dejen al pueblo elegir tambien porque lo que no puede ser es que ellos se salten la tradicion pero al resto nos obliguen a mantenerla.

#4
13-11-2017 / 15:17
Carmen
Puntuación -2   A Favor   En Contra

Y qué hemos de hacer, decirle al rey con quién tiene que casarse? Hay en la CE algún artículo que diga que debe casarse con alguien de sangre azul? No ha tenido suficientes matrimonios endogámicos la morquía?

Felipe VI supo ver en Letizia una mujer fuerte capacitada de sobra para el papel de Reina. Otra cosa es que caiga mejor o peor, pero hace bien su trabajo. Me río yo de la sangre azul.

#5
13-11-2017 / 17:10
Vejete
Puntuación 3   A Favor   En Contra

A mi, mientras presente bien, me vale.

#6
13-11-2017 / 18:33
gatazo
Puntuación 5   A Favor   En Contra

La monarquía es una institución MEDIEVAL , basada en la costumbre y unas pautas. O se acatan esas costumbres o fuera monarquía. El precio de ser jefe del Estado o consorte de éste "por la cara" por mera herencia sin más, es a cambio de UNA TRADICIÓN guste o no. Si tiene que casarse con alguien de sangre azul es lo que toca, aunque sea más fea que el culo de la mona chita. Si no le gusta que no sea rey. Eso de "monarquías modernas" es una demagogia barata. O es monarquía tradicional o no cabe nomarquía. Monarquía "moderna" es REPÚBLICA. O monarquía con todas sus consecuencias o república. ES LO QUE HAY.

#7
14-11-2017 / 02:08
insulto
Puntuación 5   A Favor   En Contra

En pleno siglo XXI que alguien consienta que le hagan reverencias me parece fatal, por no emplear otra palabra más fuerte. Coronas, tiaras, y demás sandeces en un país con tanto paro y gente que sufre pobreza es un insulto, falta de sensibilidad

#8
14-11-2017 / 02:16
LA CRISIS Y LA JUSTICIA ES SOLO PARA LOS POBRES?
Puntuación 5   A Favor   En Contra

QUIEN PAGA TODOS ESOS VIAJES?

Y ESA ALTA COSTURA Y TODO ESE ROPERO, ZAPATOS, BOLSOS Y JOYAS, QUIEN PAGA TODO ESO?


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.