elEconomista.es

Megan Fox incendia las redes como modelo de lencería

10/11/2017 - 11:24

La actriz ha compartido una fotografía en las redes sociales para promocionar su propia línea de lencería, en la que presume de cuerpo perfecto con un body de encaje de lo más sexy. Sus seguidores, que ya suman más de cuatro millones, se han quedado con la boca abierta.

A sus 31 años y después de dar a luz a tres niños, la mujer de Brian Austin Green (44) ha recuperado el impresionante físico que le caracteriza para regresar al mundo laboral. Además de protagonizar el último film de Las tortugas ninja, se ha convertido en la imagen de su propia línea de lencería sexy y posa con ella para todos sus seguidores. En esta ocasión, un body de encaje blanco ha servido para dejar sin respiración a más de uno.

At it again. Sneak peak, coming soon- just in time for festival season. @fredericks_hollywood

Una publicación compartida de Megan Fox (@the_native_tiger) el

La actriz ha vuelto a ser noticia estos días por unas declaraciones que realizó en 2009 y que algunos medios han rescatado. En aquel momento, Fox, que saltó a la fama con la saga Transformers, aseguró que padecía una enfermedad mental: "Definitivamente, sufro de algún tipo de enfermedad mental pero no he localizado cuál es. Tengo alucinaciones auditivas, paranoias y disfunción social", desveló. La intérprete, que reside en Hawai con su marido y sus hijos, confesó que era histérica, neurótica, introvertida e insegura: "Estoy tan mentalmente enferma que si pudiese explotar lo haría".


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.