elEconomista.es

El drama que convirtió a Charlene de Mónaco en la princesa triste: un aborto con graves secuelas

10/11/2017 - 10:12

La esposa de Alberto de Mónaco sufrió un aborto espontáneo que puso en peligro sus posibilidades de volver a engendrar un hijo. Una situación que la sumió en una profunda tristeza durante meses y que preocupó mucho a su marido.

Lo ha confesado Christa Mayhofer-Dukor, prima de Charlene de Mónaco, que ha concedido una entrevista a la revista GlucksPost: "Tuvo un aborto espontáneo, no conozco los detalles, pero sé que fue un momento muy difícil para ella y para Alberto (59), sufrieron mucho por ese tema". La señora afirma que este hecho sumió a su prima en una depresión: "Debido a esto estaba siempre con la mirada perdida, triste e incluso llegaron a pensar que nunca más se quedaría embarazada y no podrían dar un heredero al Principado".

Afortunadamente, Charlene (39) pudo engendrar de nuevo aunque tuvo que recurrir a técnicas médicas: "Se sometió a una fecundación in-vitro un tiempo después, y aún así tuvo que ser muy prudente durante todo el embarazo para evitar correr riesgos", ha desvelado Christa.

La llegada al mundo de los mellizos monegascos fue un soplo de aire fresco para la familia y también para todo Mónaco. Los pequeños Jacques y Gabriella nacieron el 10 de diciembre de 2014. A pesar de que el niño vino al mundo dos minutos después que su hermana, será él quien herede el Principado por mandato de la Ley Sálica.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.