elEconomista.es

Antonio Orozco se refugia en la música para superar la muerte de su ex y madre de su hijo

12:41 - 10/11/2017

El pasado 27 de octubre, el cantante madrileño recibió uno de los varapalos más duros de su vida. Su ex y madre de su hijo, Susana Prat, falleció tras una larga enfermedad. En ese momento, el artista suspendió su gira Destino, se volcó en el cuidado de su hijo Jan, de 11 años, y despidió a la mujer de su vida en Sitges. Pasados unos días, este jueves volvió a los escenarios.

Antonio Orozco retomó su tour en la localidad madrileña de Alcobendas, donde actuó en el Teatro Auditorio Ciudad de Alcobendas. Allí vivió uno de los conciertos más especiales de su vida, puesto que es el primero desde la muerte de Susana, a quien dedicó varias canciones. 

El cantante colgó el cartel de 'entradas agotadas' y los fans disfrutaron del show de su ídolo, que se apoya en la música en este duro trance que atraviesa. Para él, la música es el método de curación más efectivo, tal y como declaró hace algún tiempo: "La música cura, la música evade, para mí es mi mejor medicina".

Susana, un ejemplo a seguir para Orozco

A pesar de estar separados, la relación entre Antonio Orozco y la madre de su hijo Jan, de 11 años, era muy buena por el bien del niño y el cantante se deshacía en elogios cada vez que le preguntaban por ella: "Mi hijo es la viva imagen de su madre. Ella es un ejemplo. Yo quiero ser como ella. La amo, la adoro, la respeto y todos los días la miro como si fuera el último minuto que la voy a tener", decía en una entrevista en 2012.

Vivían en un bonito adosado de 200 metros cuadrados en la zona residencial de Vallirana, Barcelona, donde además de formar una familia con su único hijo sacaban adelante su negocio, Semillas de Silencio S.I, una empresa intermediaria del comercio de muebles, productos del hogar y decoración del que Orozco es administrador y ella apoderada.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.