elEconomista.es

Ana Pastor y Antonio García Ferreras: lo que cobra su niñera y otros secretos de la pareja de la televisión

8/11/2017 - 18:57

Son compañeros de profesión, de cadena y de vida desde hace 10 años. Los periodistas forman una de las parejas televisivas del momento y sus índices de audiencia lo demuestran. Sin embargo, a pesar de estar a todas horas en la pequeña pantalla, son bastante discretos con su vida privada: ¿Cómo comenzó su historia? ¿Qué hacen en sus ratos libres? ¿Cómo es su hijo? 

Antonio Ferreras (51) y Ana Pastor (39) se conocieron en la Cadena Ser, cuando él era director de informativos y ella formaba parte del equipo de Iñaki Gabilondo. Ahora ambos trabajan en laSexta, cadena que dirige Ferreras desde 2006. Ella comenzó más tarde a trabajar allí, en 2013, tras su polémica marcha de Televisión Española y su breve paso por CNN. Presenta El Objetivo los domingos por la noche y Ferreras conduce el debate de Al rojo vivo de lunes a viernes.

Apasionados del periodistmo y de su hijo Simón, que nació en octubre de 2010, cuando Ana presentaba Los desayunos de TVE. Además, él es también padre de una niña llamada Carlota, fruto de su anterior matrimonio. A pesar de las largas jornadas laborales que afrontan, ellos son su prioridad y siempre sacan tiempo para disfrutar de unos días de esquí o una tarde de tele y cromos en casa con ellos.

Ferreras sacó su lado más romántico al hablar de la relación con la periodista de una forma muy peculiar: "Siempre lo digo, Ana no es el amor de mi vida y la gente no me entiende. Ana Pastor no es el amor de mi vida, ¡el periodismo es el amor de mi vida! Ana es la amante que me rescató". Ana Pastor, por su parte, también dejó a la vista su lado más tierno cuando en el pasado mes de octubre dedicó su columna de El Periódico a su hijo por séptimo cumpleaños: "Me embeleso mirándote cuando no te das cuenta, y al oírte decir que los mejores días de tu vida de este año han sido los días en los que me he sentado contigo a pegar cromos en tu álbum. Recuperar el tiempo. Otro de tus regalos", fueron algunas de las palabras escritas por la periodista.

Estos meses, los comunicadores participan en múltiples programas especiales, tantos que afectan a su vida familiar. "Tenemos que hacer un reparto entre la ayuda que tenemos en casa y los abuelos. A los abuelos les pagamos en cariño, pero muchos sabemos en este país no haríamos nada sin los abuelos", dijo la periodista cuando fue preguntada sobre cómo se organizaban para cuidar a su hijo. Además confesó el sueldo de su niñera: "Depende de los meses, pero cobra bien porque además se lo merece. ¡Más de 600 y 1.000 euros, hombre! Tiene cama en casa y todo lo que haga falta".

García Ferreras reconocía también cómo afecta su trabajo a la relación con su hijo: "Mi hijo se levanta por la mañana y pregunta '¿Dónde está mi padre?'. Por la tarde vuelve a preguntar: '¿Dónde está mi papá?'. Y ya por la noche le dice a su madre: 'Mamá, ¿cuándo duerme y cuándo come papá si está ahí todo el rato?".

Por otra parte, como ellos mismos han confesado en alguna ocasión su pasión por el periodismo también les hace tener alguna que otra disputa en casa. Ferreras confesó en una entrevista la rivalidad entre ambos: "Ahora estamos en la misma cadena y hay una rivalidad atenuada; durante la etapa en la que ella estaba en TVE y yo en La Sexta, era una auténtica guerra por las entrevistas y exclusivas. Mi casa se asemeja más, por momentos, a una redacción de un medio de comunicación que a un hogar".

Por su parte, Ana Pastor también quiso hablar de este tema en El Hormiguero: "Tenemos una batalla propia de la guerra de los Rose. ¡Y ahora, al menos, estamos en la misma cadena! Hubo una época que hasta competíamos. Si podemos, uno consigue antes la entrevista que el otro. Cuando trabajamos juntos somos un equipo, pero cuando no, no", confesó. 

En su vida personal, a ambos les encanta practicar y disfrutar de deportes como snowboard o baloncesto, por lo que es habitual verles en el WiZink Center viendo al Real Madrid o en la estación leridana de Baqueira Beret. Asimismo, Ana se declara una apasionada de la música, mientras que Ferreras confiesa que otra de sus aficiones, aparte del Real Madrid, es la magia: "Me vuelve loco, me encantaría poder dedicarme a ella. Me fascina la magia, me fascinan los magos. Adoro todo lo que significa este mundo", dijo en el libro Palabras sabias a oídos sordos.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.