elEconomista.es

Así es María Jesús Ruiz, la mujer que vuelve con el hombre que dijo que era prostituta

6/11/2017 - 0:15

Gil Silgado acoge de nuevo en su regazo a María Jesús Ruiz, pero es imposible olvidar las cosas que públicamente dijo de la madre de su hija, como que fue prostituta. María Jesús contó que recibió cartas injuriosas y calumniosas con insinuaciones como que se acostó con él a cambio de una suma de dinero.

La Miss, tras las acusaciones de José María, el hombre junto al que ahora regresa, tuvo que esforzarse para borra la imagen de chica joven que se va con un señor mayor con dinero y cuando se arruina lo abandona. María Jesús Ruiz declaró que era víctima de la difamación, engaños y presuntas estafas del hombre al que estaba unida.

La que fuera la mujer más guapa de España en 2004 tuvo que defenderse de las insinuaciones del padre de su hija. "Él asegura que pagó por conocerme pero no es verdad", ha dicho. María Jesús denunciado amenazas del hombre del que, al parecer, sigue enamorada. Tan enamorada que ha dejado al padre de su segunda hija, Julio Ruz, para volver con él. Pero, ¿cómo es esta mujer capaz de cambiar tanto y de forma tan radical en sus opiniones hacia alguien y en tan poco tiempo?

La miss nacida en Andújar (Jaén) un día de Navidad de 1982 y el padre de su hija, del que sigue enamorada, cambiaron no hace mucho su amor por el desprecio. "Ya no tengo nada que ver con ese señor", aseguraba tras la ruptura. La modelo calificó su separación como traumática y las graves acusaciones y reproches mutuos entre ellos confirman que así fue. Gil Silgado denunció que su novia lo abandonó en la UVI cuando sufrió varios infartos. También protestó para decir que se había quedado con su dinero y que no le dejaba ver a la hija que tienen en común. Ella lo negó todo igual que negó haber ejercido la prostitución.

En medio de este calvario sin embargo surgió una chispa de amor con otro empresario, con el que María Jesús rompió a mediados de septiembre para volver con Silgado, según ha confirmado ella.

La historia de María Jesús Ruiz es a pesar de su juventud una novela sabrosa, un viaje desde la humildad de una guapa niña de pueblo al glamour choni de la tele y los días trepidantes de los concursos de moda, los desfiles, los viajes o los platós. Pero también es el calvario sórdido de la cárcel y la delincuencia que rozó al padre de su hija y ahora le atrapa tras la rejas de la cárcel. Ahora es también la mujer más contradictoria de cuantas aparecen en la crónica rosa.

María Jesús nació y creció en Andújar con sus padres, Miguel Ruiz, transportista de profesión y Juani Garzón, junto con sus hermanos Susana y Miguel. La estudiante no jugó todas sus bazas a la carta de su cuerpazo y su belleza alta y por eso quiso ser diplomada en Magisterio por la Universidad de Jaén en la especialidad de Lengua Extranjera.

De hecho, ejerció de profesora de francés en prácticas para los alumnos de secundaria, que se enamoraban irremisiblemente de su maestra. Pero ella estaba destinada a enamorar a otros niveles y a plucir su palmito. Y fue proclamada Miss España, motivo por el cual tuvo que dejar aparte su docencia y sus estudios de Psicopedagogía para dedicarse a sus compromisos, como el certamen que ganó en 2004 por delante de otras 51 candidatas, una por cada provincia española. María Jesús representó a Jaén, la suya (no siempre es así), habiendo sido previamente elegida en el certamen provincial de Miss Jaén y también en otro local en Arjonilla.

Además de alzarse con el título de Miss España, se le otorgó el premio de Miss Marina d'Or. Tras ganar el título a la edad de 21 años viajó a Ecuador para representar a España en Miss Universo 2004, donde no logró clasificarse entre las 15 finalistas. El trampolín de Miss España la animó a seguir por el camino de la interpretación y la moda. Pero en este viaje se cruzó la posibilidad (y el dinero) de participar en la segunda edición del reality de televisión La Granja de los famosos, presentado por Terelu Campos (abajo).

El programa fue un mazazo para su fama después de que protagonizara escenas de sexo con Daniel Martín (Dani DJ), un conocido personaje de la prensa rosa, que había salido con Belén Esteban. Las imágenes de la modelo haciendo el amor y gritando de placer yaciendo bajo su compañero de espacio pertenecen a la historia de la televisión.

En 2006, recuperó su sabiduría de maestra y escribió su primer libro titulado Memorias de una Miss (Arcopress, 2007), donde contaba sus vivencias. En 2010 pasó a ser la directora adjunta de una agencia de modelos de Alicante, sin embargo a finales de 2013 María Jesús decidió abandonar España para desarrollar su carrera como modelo y actriz en Latinoamérica, en República Dominicana, donde siguió a su pareja, el empresario Gil Silgado. En el año 2015 volvió de nuevo a España para dar a luz a su primera hija Alba, fruto de esa relación. Luego llegaría la ruptura con Gil Silgado, su amor por ulio Ruz; y ahora se despide de Julio, con quien tuvoa su segunda hija y regresa con el padre de la primera. Ella misma lo ha confirmado porque no sería fácil creerlo sino.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 1

#1
06-11-2017 / 10:53
Jose Luis
Puntuación 6   A Favor   En Contra

Lo que es una verguenza, que a esta clase de gentuza,les den programas en television poniendose a parir y al poco tiempo vuelvan,siempre he dicho que la televison del corazon,es un circo, donde hay un domador y los demas los pobrecitos domados...jajajajajaja...si no viesemos esa clase de programas y no les dieramos audiencias,que es lo que les preocupa a la cupula de estos programas,se terminaria con estas mamarrachadas.......


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.