elEconomista.es

Javier Criado: el psiquiatra sevillano acusado de abusar de sus pacientes, abucheado ante el juzgado

1/11/2017 - 13:11

La supuestas víctimas de Criado se dieron cita este martes a las puertas del juzgado para apoyar a la única de ellas que aún mantiene viva su causa en los tribunales. Querían mirar a los ojos a su antiguo psiquiatra, que pasó por delante de ellas y de una pancarta donde se leía: 'El dolor de las víctimas no prescribe. La culpa del abusador tampoco'. Justo al entrar, el médico escuchó cómo le gritaban: "¡Ni una más, ni una más!". Todas cuentan que acudieron al psiquiatra en busca de ayuda, muchas con la capacidad mental mermada, y que Criado les recetaba ansiolíticos y antidepresivos que las anulaban la voluntad. Afirman que el doctor practicaba con ellas la hipnosis y las dejaba postradas y sin voluntad en el diván, donde supuestamente se las tocaba y se masturbaba ante ellas, además de otro tipo de vejaciones, humillaciones y abusos sexuales. Algunas eran adolescentes cuando supuestamente sufrieron los abusos.

Javier Criado estuvo 45 minutos declarando. Sólo respondió a preguntas de la jueza y de su abogado, y negó todas las acusaciones. El psiquiatra incomó cuando la magistrada le preguntó por las denuncias de otras mujeres pero la jueza insistió en preguntar. La versión de Criado es que las mujeres actúan "con ánimo de venganza" contra él y "se habían puesto de acuerdo a través del teléfono móvil", explican fuentes cercanas a la defensa de la denunciante. Cuando la jueza le preguntó cómo pueden coincidir tanto las denuncias de tantas mujeres que, hasta el momento de interponer la querella, no se conocían entre sí, el investigado no fue capaz de justificarlo, según un testigo presente en la comparecencia. 

El Colegio de Médicos ha declinado expulsar al doctor Javier Criado mientras no haya una sentencia condenatoria. El psiquiatra, aún en activo, se expone a ser inhabilitado si prosperara la única denuncia que se mantiene contra él y por la que ha tenido que sentarse ante el juez instructor. Las mujeres afectadas, unidas en la organización Veritas, se dieron cita este martes ante el juzgado en el que comparecía el acusado, igual que la denunciante del único caso que no ha prescrito. Allí apoyaron a su compañera y dejaron claro que no se han rendido. No quieren que Criado quede impune y exigen que, al margen de las cuestiones legales, reconozca los hechos y pida perdón. La defensa del psiquiatra afirma que su cliente es inocente y explica las denuncias por el ánimo de venganza de las querellantes, así como el deseo de notoriedad pública de todas ellas.

Las 32 mujeres le denunciaron en un principio ante el Colegio de Médicos por supuestos delitos tan graves como abusos sexuales o inducción al suicidio. Este martes no se le juzgaba por ellos sino por el único que no ha prescrito, un delito de vejaciones contra la integridad moral. El delito contra la integridad moral, recogido en el artículo 173.1 del Código Penal, castiga con una pena de entre seis meses y dos años de prisión a quien "infligiera a otra persona un trato degradante, menoscabando gravemente su integridad moral". En un principio, a los tribunales llegaron nueve querellas, pero un año después la Justicia ya había archivado casi todas. Ocho mujeres mantuvieron las denuncias contra el famoso psiquiatra sevillano por un delito continuado de intrusismo profesional, omisión del deber de socorro, un delito continuado contra la integridad moral, tres delitos continuados de abuso sexual, dos delitos de abuso sexual, y uno de inducción al suicidio. Pero ocho de los nueve casos habían prescrito. La jueza de instrucción argumentó que entre la fecha en la que se produjeron los hechos y las denuncias se superaban los plazos de prescripción de tres, cinco y diez años previstos para los delitos objeto de la querella contra Criado.

Sin embargo, la investigación siguió adelante sobre el único presunto delito que seguía 'vivo', el de vejaciones contra la integridad moral, la única denuncia que no había prescrito, referida a uno presuntos hechos denunciados en enero de 2015. La última víctima (presunta) del psiquiatra acudió a declarar en el juzgado de instrucción 19 de Sevilla, horas antes de que también lo hiciera su el supuesto agresor.

Criado ya era conocido en la capital andaluza, especialmente entre las altas esferas, mucho antes de este escándalo, por contar entre sus pacientes con reconocidos personajes de la alta sociedad sevillana, incluida la aristocracia. A sus 67 años aún mantiene su clínica abierta. Durante seis años fue hermano mayor de la Hermandad de Pasión, una de las cofradías más señeras de la capital andaluza, que ha mantenido una histórica vinculación con la familia real española desde 1844. Abandonó el puesto al poco de hacerse público el escándalo.

Entre las denunciantes estaba Matilde Solis, ex mujer del Duque de Alba y madre de sus dos hijos, que le señaló públicamente como responsable de su intento de suicidio por disparo de escopeta en 1999. (Matilde Solís, detras de su ex marido, en el entierro de la duquesa de Alba, hace tres años). 

Los presuntos abusos de los que hablan las mujeres que van contra el psiquiatra habrían tenido lugar entre septiembre de 1985 y enero de 2008. Pero por vergüenza, por sentimiento de culpabilidad o simplemente para evitar que sus nombres salieran a la luz, las mujeres tardaron años en denunciarle. La bomba saltó ante la opinión pública de toda España cuando Matilde Solis publicó en su Facebook la carta donde acusaba a su antiguo psiquiatra de haber abusado sexualmente de ella, aprovechando su vulnerabilidad emocional en ese momento, su enfermedad y su desesperación. El escándalo llegó a los telediarios. (Abajo, Matilde Solís, junto a su hijo, futuro duque de Alba).


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.