elEconomista.es

Alonso Caparrós arremete contra su padre: "Que hable de recaída es maldad pura"

24/10/2017 - 13:28

La relación paterno-filial entre ellos está completamente rota después del último cruce de acusaciones que han protagonizado en televisión. El presentador aseguró que sólo quería reencontrarse con su padre, pero éste asegura: "Ése no es mi hijo".

El enfrentamiento entre Alonso Caparrós (46) y su familia ha llegado a un punto muerto. Mientras que el presentador ha solicitado un acercamiento de forma pública, sus padres se cierran en banda y apelan a la privacidad: "Los comportamientos de Alonso no deben airearse. Hasta que mi hijo no aparezca, porque ése no es mi hijo", aseguró Andrés (73) este lunes en Sálvame.

Una actitud que su hijo le ha reprochado dolido: "No entiendo por qué le cuesta tanto algo tan sencillo. Cuando dice que tiene miedo de verme o que no soy su hijo, son tonterías del tamaño de un mercancías. Son maneras de escurrir el bulto y lo de que haga alusión a una recaída es maldad pura".

Alonso asegura desde hace días que quiere retomar su relación familiar aunque insiste en que ésta se rompió por la mala gestión económica que sus padres hicieron de su patrimonio: "Que mi padre me llame y que nos veamos solos, eso es lo que quiero. Si escucháis lo que el otro día dijo mi madre, os daréis cuenta de que reconoció lo de la empresa, lo de mi hermana y que luego se quedaron sin dinero para pagar su parte. No necesito más, los que lo hicieron mal son ellos, en esta ocasión. Insisto, lo único que me interesa ahora es ver a mi padre y acabar la conversación con un abrazo".


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 4

#1
24-10-2017 / 16:10
Puntuación 4   A Favor   En Contra

Las personas que son ex-drogadictas, necesitan muchísimos años para estar totalmente rehabilitadas.....una cosa es dejar de consumir y otra muy distinta ser capaces de controlar todas sus emociones y estados de ánimo, su cerebro queda muy dañado y les cuesta comportarse con normalidad. Caparrós tiene que hacer mucha terapia todavía y sobretodo vivir relativamente tranquilo.

#2
24-10-2017 / 16:15
Puntuación 3   A Favor   En Contra

Caparrós, lo mismo que Belén Esteban, tienen unos comportamientos y reacciones muy peculiares.....son excesivos con todo, con lo bueno, con lo malo y con lo regular. Ellos dirán que están ya recuperados, pero según los psiquiatras, la total normalidad no se consigue hasta 5 o 10 años.......que se lo tomen con calma y no se engañen.

#3
25-10-2017 / 16:16
Puntuación 1   A Favor   En Contra

Me hace gracia la Belén, que dice que la terapia con los amigos y familia es fundamental....totalmente de acuerdo, pero no todo el mundo acepta los problemas igual y a saber lo que le habrán ayudado sus padres y hermanos ...... Lo mismo han tirado ya la toalla definitivamente, los problemas con la droga son enfermedades buscadas, no hay que olvidarse.

#4
25-10-2017 / 16:51
Puntuación 1   A Favor   En Contra

Estoy viendo Salvame y alucino en colores!!!! Esta saliendo en directo, que la cúpula se ha planteando que continúen en el programa Lidia y Terelu..... No se ha visto algo semejante jamás, que las interesadas se enteren que las pueden echar.... Qué Cadena más miserable, y la cúpula quien la forman?, Pandilleros, rastreros, descerebrados???? Hay que dejar de ver el programa ya mismo, es una mierda absoluta....


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.